LaHora

Machu Picchu seguirá cerrado

Gobierno peruano presionó para abrir, pero temen contagios

 (ANSALa ciudadela inca de Machu Picchu, el principal sitio turístico de Perú, no reabrirá el 1 de julio como lo había anunciado el gobierno al no poderse cumplir con las medidas de seguridad sanitaria, lo que representa otro mazazo al turismo nacional.

    La reapertura del sitio se pospuso debido a demoras en la implementación de las medidas de seguridad sanitaria establecidas por el gobierno y el temor al contagio de las poblaciones en el área, mientras que el número de muertos rebasó la línea de ocho mil en el país La administración de Machu Picchu (UGM) tomó esta decisión basándose en informes de las autoridades de la región de Cuzco.

    El alcalde del distrito, Darwin Baca, dijo que muchas ayudas preventivas, como las pruebas, aún no están disponibles. El gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, dijo que el gobierno peruano aún no ha aprobado algunos protocolos de reapertura. “No hay una fecha oficial para la reapertura de Machu Picchu”, dijo.

    “Se ha quedado en que no se abre este 1 de julio”, dijo, a su vez, el alcalde del distrito de Machupicchu, Darwin Baca, integrante de la UGM.

    “Lastimosamente, se pretende iniciar una actividad sin estar preparados desde el mismo Gobierno central”, agregó.

    Mientras vive del turismo, el pueblo de Machu Picchu, hasta ahora poco afectado por la pandemia, se opone a la reapertura del sitio por temor a los contagios. Los propios guías de Machu Picchu han anunciado manifestaciones contra la reapertura.

    “Estamos con un riesgo mayor de infectarnos, la infección está en crecimiento (en otras zonas de Perú), seguro que se va a dar un contagio porque no estamos preparados para recibir a visitantes si es que permitimos que abran el santuario de Machu Picchu”, según Oscar Valencia, presidente del Frente de Defensa de Machu Picchu, citado por el diario El Comercio.

    La semana pasada, el gobierno peruano anunció planes para reabrir el sitio en julio, limitando el número de visitantes a 675 por día.

    Antes de la pandemia, a la ciudadela de piedra ingresaban entre 2.000 a 3.000 personas por día; pero en temporada alta, el número trepaba hasta 5.000 Desde que la Machu Picchu fue abierta al turismo en 1948, solo en otra ocasión cerró sus puertas: durante dos meses en 2010 cuando un aluvión destruyó un tramo de la vía férrea que da acceso a la ciudadela.

    Ante la ausencia de actividad turística durante la pandemia, el gobierno peruano reforzó en mayo la vigilancia por temor a robos arqueológicos en el lugar, declarado Patrimonio cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1983.

    Con la reapertura de una de sus principales atracciones el gobierno peruano buscaba revivir el golpeado sector turístico, que reporta pérdidas por unos 3.350 millones de dólares este año.

    En Perú los aeropuertos están cerrados y los comercios restringidos como parte de las medidas para frenar el coronavirus.

    El país es el segundo con más casos de la enfermedad en América Latina, con más de 250 mil contagios y unos ocho mil fallecidos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.