LaHora

Pico de gallo

Se conoce como Pico de gallo a una elaboración culinaria tradicional de la cocina mexicana que está concebida como una salsa, aunque se podría decir que su aspecto es más de una ensalada, pues no es ni líquida ni cremosa, se compone de varios ingredientes troceados o picados. El caso es que es un condimento muy versátil en la gastronomía de México, pues se sirve con nachos, tacos, quesadillas, carnes, pescados… e incluso con aguacate machacado para hacer un delicioso guacamole.

El Pico de gallo, la salsa mexicana que también se conoce como ‘salsa fresca’ y ‘salsa mexicana’, es muy fácil y rápido de elaborar, sus ingredientes básicos son el tomate, la cebolla y el chile jalapeño (o chile serrano), con los que se tienen los tres colores de la bandera de México. Luego van aderezados con cilantro fresco, jugo de lima y sal, dando como resultado una salsa picante, dulzona, ácida, crujiente…

El origen del nombre de esta particular salsa, parece ser que no está muy claro, que se dan distintas versiones. Algunas voces argumentan es porque el chile picante se parece a la forma de un pico de gallo, otras que es porque la gente lo comía pellizcando porciones con dos dedos, el índice y el pulgar, que también adquieren la misma forma. Pero aún hay más, algunos aluden a la comida de las aves de corral, diciendo que esta salsa lleva los ingredientes tan picaditos como si los fuera a ‘picar’ un gallo, y otros tantos explican que se llama pico de gallo porque ‘pica’ como los gallos.

Ingredientes

4 tomates pera firmes

½ cebolla tierna

1 chile jalapeño (opcional)

1 limón

2-3 ramitas de cilantro

c/n de sal.

Elaboración

Pela los tomates y córtalos en daditos, puedes desprenderte de las semillas si lo deseas. Pela la cebolla tierna y pícala también del mismo modo. A continuación, lava el chile, ábrelo por la mitad para retirar las semillas y el pedúnculo y pícalo bien fino.

Pon los tres ingredientes en un bol y añade sal al gusto, el jugo del limón que desees y el cilantro previamente picado. Mezcla bien y tapa el recipiente. Déjalo reposar en el frigorífico al menos media hora.

Acabado y presentación

La salsa pico de gallo está lista para servir en los platos que desees, o para llevarla a la mesa en una salsera y que cada comensal se sirva a su gusto. Si te sobra, déjala en un tarro hermético en la nevera para otro momento. ¡Buen provecho!

Abreviaturas

c/n = Cantidad necesaria

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.