LaHora

El mundo celebra natalicio de Miguel de Cervantes Saavedra

El genio que regaló a la humanidad la obra Don Quijote de la Mancha

Miguel de Cervantes Saavedra fue un novelista, poeta y dramaturgo, se presume que nació en España, el 29 de septiembre de 1547.

El lugar sería la localidad madrileña de Alcalá de Henares, dato que está mucho más claro. En sus calles se criaría antes de trasladarse con su familia a Madrid, sede de la corte del rey Felipe II. Allí, en 1569, Cervantes publicaría sus primeras composiciones poéticas. Meses después huiría a Roma y se alistaría a la Armada de la Santa Liga. Las galeras le llevarían en 1571 a combatir en la batalla de Lepanto. Sobre las aguas del golfo griego, el escritor recibió dos disparos de arcabuz en el pecho. El tercero le haría perder el uso de la mano izquierda y le daría uno de los sobrenombres más populares de la historia de las letras: el manco de Lepanto.

En 1575, tras pasar varios años embarcado en campañas militares en el Mediterráneo, Cervantes decide volver a España. Cerca de las costas catalanas, la galera en la que viajaba fue atrapada por corsarios magrebíes. El alcalaíno pasaría cinco años cautivo en Argel antes de ser liberado y poder regresar a España. Entonces, decidió hacerse un hueco en el mundo de las letras.

Lo intentó en la pujante escena de los corrales de comedias. Se dice que Cervantes llegó a escribir entre 20 y 30 de estas piezas, todas ellas perdidas. Dos han sobrevivido al paso del tiempo y se han podido recuperar copias manuscritas: El trato de Argel y Numancia. En 1585, publica la Primera parte de la Galatea, una obra clave dentro de la trayectoria de la novela pastoril en España.

En 1587, el escritor se muda a Sevilla desde Esquivias, localidad de nacimiento de su esposa, Catalina de Salazar. Cervantes sería uno de los encargados de proveer a la Armada Invencible. Durante los años que pasó en la ciudad hispalense, esta empaparía su obra y sería clave en la aparición de obras como Rinconete y Cortadillo, El Celoso o El coloquio de los perros. También sería caldo de cultivo de su mayor creación e hito de las letras castellanas: el personaje de Don Quijote de la Mancha.

Abandona Sevilla y marcha a Valladolid, nueva sede de la Corte Real. Desde allí, el censor de la obra de Cervantes autoriza la impresión en 1604 de la primera parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Un relato de aventuras que parodiaba las novelas de caballería, muy del gusto de la época. Su éxito fue casi inmediato y elevaría su figura al Olimpo de la literatura universal. No obstante, la repercusión del libro no se notó demasiado en la calidad de vida de su autor. Tras pasar penurias económicas, Miguel de Cervantes moriría en Madrid el 22 de abril de 1616, un año después de la publicación de la segunda parte de Don Quijote de la Mancha.

Su legado es eterno. El Quijote es considerada como la primera novela moderna que desmitificó la tradición caballeresca y cortesana. Es uno de los libros más publicados y editados en la historia, récord que solo ha sido superado por la Biblia. Ha sido fuente de referencia tanto en el cine, las artes visuales, la música y numerosas obras de teatro, protagonismo que lo convierte en una memorable joya de la literatura universal.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.