LaHora

La ONU acusa a Maduro de aplicar la tortura y la persecución en Venezuela


El informe final de la expresidenta chilena, Michelle Bachellet, quien viajó al país sudamericano en su calidad de alta comisionada de la entidad continental, dejó graves acusaciones contra el Gobierno venezolano.

La grave crisis humanitaria en Venezuela, por fin, se ha ratificado en el mundo. Un informe demoledor de la expresidenta chilena, Michelle Bachelet, quien viajó al país sudamericano en su calidad de alta comisionada de la Organización de Naciones Unidas, certificó que el régimen de Nicolás Maduro ha cometido graves violaciones a los derechos humanos. Y todo el ataque tiene como destinatarios a los miembros de la oposición, quienes sufren una constante persecución política.

Las fuerzas de seguridad de Venezuela han usado escuadrones de la muerte contra jóvenes y han manipulado los hechos para que parezca que las víctimas fatales resistieron al arresto, señala el reporte revelado por la ONU. Según el documento, enviado a los diferentes medios de comunicación en el mundo, hay una estrategia de la administración del presidente Nicolás Maduro “orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno”.

El informe de Bachellet –que será presentado este viernes– señala que el gobierno venezolano registró 5.287 muertes de delincuentes que resistieron a la autoridad el año pasado y 1.569 hasta el 19 de mayo de 2019. Por otro lado, el documento se basó en 558 entrevistas a víctimas y testigos de violaciones, dijo que muchas de las muertes parecían ejecuciones extrajudiciales de fuerzas de seguridad.

El informe sostiene además que el Estado no cumple con garantizar el derecho a la alimentación y la atención de salud. “Exhorto a todas las personas con poder e influencia -tanto en Venezuela como en el resto del mundo- a que colaboren y contraigan los compromisos necesarios para solucionar esta crisis que está arrasándolo todo”, agregó Bachelet en un comunicado que acompañó el informe.

Tras conocerse en el demoledor diagnóstico de la ONU, la respuesta no tardó en llegar desde Caracas. El gobierno de Venezuela, en un anexo que acompaña al reporte, criticó la metodología de la ONU porque, dijo, usó fuentes parciales. “En este documento se privilegian excesivamente las fuentes carentes de objetividad y se excluye casi en su totalidad la información oficial, a pesar de toda la documentación y elementos aportados por el Estado”, sostiene la respuesta.

Con información de agencia

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.