LaHora

Papa Francisco exige reducir sanciones internacionales a los Estados

El papa Francisco pidió este viernes, en su discurso ante la ONU, que se reduzcan “las sanciones internacionales que dificultan que los Estados brinden el apoyo adecuado a sus poblaciones”, aunque evitó mencionar alguno en particular.

El Sumo Pontífice pidió a la ONU trabajar más en favor de la paz y que responda al rápido aumento de la desigualdad entre los muy ricos y los permanentemente pobres. Al mismo tiempo, lamentó “el clima de desconfianza” y la “erosión del multilateralismo” que impera en las sociedades actuales.

En este sentido, consideró que la actual crisis derivada de la pandemia de la COVID-19 puede ser una oportunidad real para la transformación de las formas de vida actual y los sistemas económicos y sociales, para reducir la brecha entre ricos y pobres.

Reconoció que, al mismo tiempo, la actual emergencia sanitaria puede derivar en una “retirada defensiva con características individualistas y elitistas”.

Al ahondar en relación con asuntos concretos de la COVID-19, el Papa argumentó que “la pandemia ha puesto de relieve la urgente necesidad de promover la salud pública y de realizar el derecho de toda persona a la atención médica básica”.

También llamó a la comunidad internacional  para que garantice “el acceso a las vacunas contra la COVID-19 y a las tecnologías esenciales necesarias para atender a los enfermos”.

En un pasaje de su intervención, cargó contra el derecho al aborto al referirse, de manera despectiva, al hecho de que el mismo sea considerado como uno de los servicios esenciales en la respuesta humanitaria.

De igual manera, el Jefe del Estado Vaticano afirmó que “con demasiada frecuencia, la familia es víctima de colonialismos ideológicos que la hacen vulnerable y terminan por provocar diferencias en muchos de sus miembros”.

También se refirió a los migrantes y refugiados que abandonan sus hogares en busca de un futuro mejor, pero que con frecuencia son marginados, “interceptados en el mar y devueltos a la fuerza a campos de detención donde se enfrentan a torturas y abusos”. Sobre el asunto migratorio agregó que son “víctimas de la trata, la esclavitud sexual o el trabajo forzado”.

Asimismo, celebró la firma de los dos Pactos Mundiales sobre Refugiados y para la Migración, los cuales calificó de “gran promesa”. Condenó, además, que “muchos carecen del apoyo político” y otros “fracasan porque los Estados individuales eluden sus responsabilidades”.

Por último, llamó a utilizar la ONU “para transformar el desafío que enfrentamos en una oportunidad para construir juntos, una vez más, el futuro que queremos”.

(ANSA/VTV)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.