LaHora

Parque Histórico Arqueológico San Felipe El Fuerte

Cuando podamos hacer turismo interno, el Parque Histórico Arqueológico San Felipe El Fuerte, ubicado en la ciudad capital del estado Yaracuy, es un sitio de recreación diferente a los demás, ya que hay vestigios de lo que fue la antigua ciudad de San Felipe.

Es un lugar lleno de historia contada por sus propios pobladores, ya que de ellos hay guías que nos transportan a un sitio mágico, lleno de verdes, plazas, la iglesia, y las ruinas o vestigios (como los guías prefieren decirle) de la ciudad antigua de San Felipe, la cual fue destruida en 2 partes, primero con el terremoto de 1812 y 3 días después por un deslave que acabó con lo que había dejado en pie el terremoto… historias fascinantes y los guías llenan de imágenes mentales lo que es y lo que fue…

Excelente visita, para toda la familia, es un sitio caluroso, pero maravilloso,… Excelente paseo

Algo más del Parque-Museo

Las estructuras arquitectónicas fueron rescatadas por el investigador Mauro Páez, contratado por el entonces presidente de la República, Rafael Caldera, logrando la conservación y cuidado de las ruinas de la antigua ciudad de San Felipe El Fuerte. Durante los trabajos de excavación realizados por arqueólogos y antropólogos, se encontraron no solo objetos y muros de las diversas edificaciones, sino esqueletos humanos incluyendo el de un soldado.

El Parque “San Felipe El Fuerte”, guarda la historia de una ciudad devastada por el terremoto ocurrido en 1812, de manera que dentro de las 10 hectáreas que lo constituyen, se encuentran las ruinas de una población que habitó allí desde 1729 hasta 1812. Posee además casi cien especies vegetales diferentes, entre las que se encuentran árboles centenarios de gran tamaño.

Al lado izquierdo de la entrada principal, se encuentra la casa que funciona como museo y en la que se exponen piezas encontradas por el equipo de investigadores y arqueólogos. Es una casa que sigue el patrón de la arquitectura colonial, con un patio interno empedrado.

Al cruzar el gran arco monumental se abre la Calle Real de la ciudad, desde la cual se aprecian las ruinas de la Iglesia Nuestra Señora de La Presentación. Esta Iglesia fue de gran importancia para los habitantes del lugar, y durante las excavaciones se encontraron gran cantidad de restos de las estructuras arquitectónicas .

Al iniciarse el recorrido por el Camino Real se aprecian las ruinas de la iglesia, mostrando a través de los muros derruidos, su pila bautismal.

Frente a la Iglesia, está la Plaza Mayor, llamada Plaza del Águila, o de Las Águilas, consta de cuatro veredas unidas en el centro, en donde según el obispo Mariano Martí, se encontraba una fuente. Esta fuente, nunca encontrada, probablemente fue destruida en el terremoto, o quizá saqueada.

Los restos de muros de las edificaciones que se observan a los lados de los caminos, correspondientes a casas, templos y otros espacios como la cárcel, el Ayuntamiento, o el convento de los capuchinos, fueron elaborados en piedra y ladrillo unidos con argamasa y posteriormente frisado tanto la parte interna como la externa.

Al lado de la iglesia está el cementerio. Todos los restos humanos encontrados durante las excavaciones, tanto los sacerdotes como de otros pobladores, yacen hoy en lo que se denomina fosa común, ubicada en dicho cementerio, al lado derecho del templo mayor.

El parque tiene en la actualidad más de 100 especies vegetales como cedros, samanes, mangos, jabillos y otros grandes árboles, además de una extensa fauna en la que se pueden apreciar perezas, ardillas, y diferentes aves como el turpial y el cardenalito. En atención a la extensa vegetación que habita el parque, se hizo un esfuerzo para la conservación y a la vez la armonización entre la naturaleza y los restos de civilización. Se decidió no talar los árboles que tomaron tantos años en alcanzar tan grandes dimensiones. Es así como, por ejemplo, se hizo un murillo alrededor del gran samán que nació en el centro de la Iglesia de la Presentación; del mismo modo se cercaron, para su conservación, otros árboles centenarios que habitan el parque y que crecieron entre caminerías y construcciones.

Parte de la exposición está compuesta también por un registro fotográfico de las excavaciones hechas en el sitio, además de los objetos encontrados.

El parque histórico arqueológico San Felipe El Fuerte, se constituye pues, como el único parque de su tipo en Venezuela, un espacio en el que yace una ciudad entera y en el que convive la naturaleza con restos materiales de una sociedad que desapareció, una reliquia histórica cuyo solo recorrido, inspira a saber acerca de la sociedad sanfelipeña del S. XVIII

El Parque Histórico Arqueológico San Felipe el Fuerte se encuentra en la Avenida 19 de abril (2º Avenida) con la Avenida Caracas, en San Felipe, estado Yaracuy.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.