LaHora

Coche el de hoy

Por Romeo Arismendi

Una isla huérfana de atención oficial. Subdesarrollo,  marginalidad y carencia de proyectos

Históricamente el pueblo de la Isla de Coche ha ocupado un status de marginalidad, si entendemos a este concepto como una situación no atendida y estar al margen de una consideración política gubernamental. El ejemplo que avala esta afirmación es evidente si comparamos la atención que ha tenido la Isla de Margarita para ser convertida en un polo de progreso de mayor alcance en relación al atraso cotidiano de la Isla de Coche. Así, la marginalidad se extiende a la totalidad de todos los cochenses en los múltiples aspectos de su vida social, cuyos efectos perturban a toda su sociedad para condenarla a un estado de carencias elementales para la existencia básica del ser humano y de sus necesidades psicosociales.

Romeo Arismendi

No obstante a esta realidad histórica, la Isla de Coche tuvo un despertar de relativo progreso cuando se implementó una política turística que le brindó una alternativa hacia el logro de un mejor destino socioeconómico. Inversionistas nacionales y extranjeros asumieron el compromiso de crear las bases elementales para que el turismo fuese una actividad generadora de bienestar para el pueblo cochense, Se construyeron espaciosos y placenteros hoteles, con los servicios primordiales para la buena atención y comodidad a los turistas, adquisición de lanchas para el transporte de turistas, su muelle, transporte terrestre, convenios con otros hoteles de Margarita, celebración de fiestas sociales y de otras actividades recreativas y deportivas. La movilización de turistas fue considerablemente alta y constante, se visualizaba el progreso, así se mantuvo por dos décadas hasta que la errada gobernabilidad de un sistema anticuado, estúpidamente político e ideológico, cercenó por completo el paradigma en vía de progreso que apuntaba la Isla de Coche.

Actualmente el pueblo de Coche sigue experimentando nuevamente un proceso de involución anti progresista y cada vez más sus arrastrados problemas se multiplican. Hoy más que nunca, la comunidad de Coche sufre de hambre, de privaciones sociales, de inseguridad, de engaños, de miedo y tantas otras vicisitudes que lo someten a vivir en el umbral de la incertidumbre, de la sensación de la turbación o de la aprensión y hasta sentir el temor de que su existencia no vale nada, zozobra en la preocupación, en el horizonte perdido y del insomnio social que le cercena el motivo para seguir soñando.

Es el fenómeno de la angustia sensorial y mental, al sentirse privado de satisfacer sus más elementales necesidades, percibiendo la pérdida gradual de sus derechos a vivir como seres humanos y como venezolanos poseer el derecho humano y constitucional de consumir lo que su organismo necesita y lo que la dinámica social de un saludable modo de vida le reclama. Pero, lamentablemente, la gente está pasando por una situación grave, sumamente delicada, por efectos de la carencia de alimentos, la inflación, la inseguridad, por el suministro del agua, del gas, por el transporte marítimo y también interno, el deterioro de la vialidad, el desempleo, los altibajos de la pesca, la salud, entre otros.

La economía o la situación económica es la base de los problemas sociales y para apuntalar la existencia de un bienestar social, es obligatorio que haya un bienestar económico, son vinculantes y biuníficos, sin lugar a dudas. Pero la ignorancia, la ausencia de valores progresistas, la incapacidad, la irresponsabilidad, la desensibilización de nuestros gobernantes, se conjugan para omitir en ellos los proyectos pertinentes que deben implementarse en Coche.

A veces pienso, y me lo creo, que los funcionarios de cargo público por elección popular desconocen significados tan importantes como desarrollo, progreso, crecimiento, bienestar social, producción, base económica, motivación social, el atributo de la concienciación de sus deberes y obligaciones, eficiencia administrativa, honradez, asertividad, empatía, comprensión y vocación social, servicio público, responsabilidad, derechos y deberes de los ciudadanos, constitucionalidad, institucionalidad y entender que fueron electos para administrar el erario que le corresponde para atender las necesidades básicas del pueblo y hacerlo con equidad, pulcritud, justica, sabiduría, con ética y moral. Sus incomprensibles y absurdos comportamientos en la administración pública les signan un anacrónico subdesarrollo político, una ceguera y sordera ante el clamor de un pueblo, una involución humanitaria y un ego para considerarse dueño de la voluntad de un pueblo, es el escondido dictador que llevan consigo.

Todos los funcionarios deben tener bien claro el fenómeno de la marginación en su versión más genérica, precisa y determinada e intentar dar cuenta del acceso diferencial de la población al disfrute de los beneficios del desarrollo. Deducir que la medición de los problemas se concentran en las carencias de la población de las localidades en el cuestionable acceso a los bienes y servicios básicos, captados en siete dimensiones como lo son la alimentación, la salud, la vivienda, la educación, los servicios de agua, electricidad y gas, seguridad social y seguridad personal.

En concreción, en estos momentos se ha agudizado más que nunca el fenómeno de la marginalidad en la población de Coche, que tiene que ver con el acceso a los beneficios del desarrollo, relacionado con las carencias y que afecta a todo el colectivo y, como es lógico de suponerse, afectan más a unos que a otros que constituyen la gran mayoría absoluta. En otros términos, con igual entendimiento, los cochenses padecen de una exclusión social, bien sea como un proceso generativo o como una condición coyuntural.

1 comentario
  1. Romeo Arismendi dice

    Soy de la opinión que le hizo falta, como refuerzo publicitario, una foto de Coche. Tengo más de cien fotos que a bien podría enviarlas a la Hora Online. Reitero mi agradecimiento a los editores de este medio de comunicación online y, en especial, a la Lic. Miriam Díaz Arismendi. Atte., su amigo, Romeo Arismendi.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.