LaHora

Isla de Coche entre necesidades sociales básicas y espejismo de progreso

Romeo Arismendi


La Isla de Coche corresponde a uno de los tantos pueblos marginales que existen tanto en el estado Nueva Esparta como a todo lo largo y ancho de nuestro territorio nacional, con la salvedad de que muchos son más afectados que otros, como es el caso lamentable del pueblo de Coche. En efecto, en este pueblo se pueden visualizar las críticas condiciones socioeconómicas propicias para el surgimiento de una gama de fenómenos sociales, siendo las de mayor significancia la irregularidad manifiesta del suministro del agua potable, la adquisición de productos básicos alimenticios, dados su escasez y alto costo; la paralización normal del servicio de su único ferry de elemental importancia para el traslado de mercancías de todo tipo para el consumo y bienes de servicios, el fenómeno del desempleo en todas sus manifestaciones, por cuanto genera otros delicados problemas que son vinculantes entre sí.

Romeo Arismendi


Otras complicaciones graves son: las lanchas ambulancias fuera de servicio, lo que ha ocasionado serias dificultades para el traslado de pacientes al hospital de Porlamar, poniendo en peligro la vida del enfermo; se ha acentuado la desnutrición por causa de una mala alimentación escasa y no balanceada; la ocurrencia cada vez mayor de la delincuencia, ya vista como un destemplado fenómeno social que absorbe a un porcentaje no deseable de la población juvenil y con el agravante sumario de asaltos en los hogares, al estilo de la descomposición delincuencial de las grandes orbes, donde amarran y amordazan a sus propietarios.
Otros males de circulación socioeconómica, son variables muy relacionadas en las ciencias sociales, que es fácil de observar son la ociosidad de jóvenes sin acceso a fuentes de trabajo; las conductas propensas en una condición alienante y hasta incondicional a los juegos de envite y azar, resaltando los remates de caballos y las loterías; además se puede dar una ojeada al habitual consumo de alcohol, con una sumisión al ron, por ser esta bebida la más económica. En esta muestra de adicción, lamentablemente no podía faltar la fatídica droga que se vende hasta públicamente, recayendo en la juventud su mayor carga, perdiéndose en el laberinto de la anomia y de la subcultura desviada hacia un mal camino y destrucción de una vida que tiene en la institucionalidad política su principal causa o factor determinante.
Así mismo detectamos el analfabetismo potencial que impide al joven y al adulto mayor a entender su status, sus roles del deber, la responsabilidad, los derechos, la dignidad y la autoestima. Por estas mismas condiciones, se origina el rompimiento de la cohorte de estudios tanto superior como secundario; una educación que no garantiza ni la ilustración del conocimiento y de la razón, ni mucho menos educar los valores, porque hace falta el valor para educar los valores morales, éticos y cívicos; el hacinamiento hogareño y su consecuente promiscuidad y, dejé de último por su posición delicada, al embarazo precoz, donde abundan mamás niñas criando niños, ubicando a Coche, junto a Macanao, como el pueblo con mayor índice de embarazo precoz en el estado Nueva Esparta., que es lo mismo decir de todo el país y de América Latina, con un alarmante porcentaje de un 38,6 por ciento. Traduciendo esta cifra relativa, nos indica que por cada 100 jóvenes menores de edad, 39 son madres.

Es evidente que el motor de la economía de una comunidad, bien sea pequeña o grande, tiene que ver con el dinamismo de los otros aspectos que conforman la estructura de la sociedad. De allí que si queremos generar un bienestar social es axiomático que ante todo debe existir un bienestar económico. Para que haya un bienestar económico, es incuestionable que se fundamente la infraestructura pertinente que garantice la producción de bienes y servicios, por lo tanto se crearían las fuentes de trabajo que van a absorber la mano de obra que hace falta para motorizar la economía. De no tomarse en cuenta aquellos proyectos orientados a crear empleos y contar con una infraestructura que active la fertilidad de bienes y servicios, el pueblo de Coche continuará condenado a vivir en una situación crítica. Pasan los años y aún encontramos que este pueblo sigue presentando una situación delicada, ya someramente descrita anteriormente, donde converge el fenómeno del desempleo u ocupación, con la perseverante situación de pobreza, afectando principalmente a la población joven que se refugia en el ocio, siendo éste la matriz generadora de vicios.
La Isla de Coche se ha caracterizado por tener una economía escasamente diversificada, siempre dependiendo de la pesca artesanal con sus medios rudimentarios. Otrora se contó con la explotación de las salinas que en cierta medida contribuía al ingreso familiar de quienes faenaban en esas actividades. Un pueblo con estas condiciones no puede desarrollarse, lo contrario sería creer en un espejismo de progreso. Por una parte, las actividades pesqueras no han sido suficientes para lograr aceptables niveles de vida para la inmensa mayoría de los pescadores y de sus respectivas familias. Por falta de espacio no voy a hacer un análisis más detallado sobre la conducta laboral y social de los pescadores de Coche, pero si podré adelantar que se han dado temporadas de pesca que le proporcionan a muchos pescadores una jugosa cantidad de dinero por las caladas de las sardinas, pero es triste que no sepan administrarse y cometen el desatino de malgastar estos ingresos.

1 comentario
  1. Romeo Arismendi dice

    Una vez más me permito expresar mi agradecimiento a LA HORA ONLINE por publicar mis escritos sobre la problemática de mi pueblo, la Isla de Coche, y así serán miles de personas que podrán enterarse de la situación del pueblo cochense. Gracias.

    Saludos. Atte., Romeo Arismendi

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.