LaHora

Lara: donde la tradición y la amabilidad se conjugan

En esta nueva normalidad, ocasionada por la pandemia, se han tenido que suprimir las vacaciones, pero ya están comenzando a eliminar restricciones para circular. Entonces, si comienzas a planificar las vacaciones decembrinas, nada mejor que pensar en turismo interno.

Una perfecta alternativa es visitar el estado Lara donde la costumbres, cultura, gastronomía, historia y bellezas naturales le cautivarán.

Su capital, Barquisimeto, es considera como una ciudad moderna y catalogada como la cuarta ciudad más habitada del país, además es la ciudad más importante por su condiciones en el medio comunicativo, industrial y cultural. Entre los lugares turísticos más sobresalientes se encuentran:

Cascada del Vino. Considerada como uno de los destinos naturales más populares del Estado. Posee  diversidad de fauna, clima fresco y se puede nadar en sus aguas de color vino. Para llegar a esta hermosa cascada debes traspasar el Parque Nacional Dinira, cuyo nombre  nativo significa la primavera. Una vez que ingresas al parque e inicias a descender, logras ver la  cascada de color burdeos con casi 91 metros de altura. Su tono, similar al vino, es su atracción más reveladora y se debe a una sustancia que segregan las plantas de la zona.

Cascada el Altar. En el municipio de Simón Planas, podemos localizar una de las atracciones populares más bellas de toda la región. Su seductora caída es de forma descendente y escalonada por la formación rocosa, el agua fluye rápidamente enlazándose en las rocas. Podemos encontrar pequeños pozos de agua que se forman en cada escalón rocoso, igualmente existen agujeros donde los turistas consiguen refugiarse para observar más de cerca la cascada, de este modo tiene una perspectiva diferente. Al pie de la cascada, es posible nadar, por ese motivo es considerada como la atracción natural más perfecta del mundo.

Cascada El Arzobispo. Esta cascada es posiblemente uno de los sitios naturales bien determinados con respecto al turismo. En los alrededores de esta bella Cascada, consigue encontrar grandes cabañas para pasar la noche, un bar, aparcamiento y baños públicos.

Museo de Barquisimeto. El Museo de Barquisimeto en un grandioso edificio histórico con un extenso patio rectangular ajustado en una capilla. Fue edificado en la década de 1910 para ser utilizado como un hospital pero tiempo después las autoridades decidieron desmantelarlo para dar paso a nuevos edificios modernos. Gracias a las acusaciones públicas, fue mejorado y convertido en un museo. Sus extensas salas albergan diversas exposiciones transitorias.

En Barquisimeto también puedes visitar los museos de arqueología, paleontología e historia.

La Divina Pastora. Esa hermosa  imagen es la patrona de este Estado, además es una de las figuras más características de la ciudad, es específicamente honrada durante la procesión en el mes de enero, es considerada como el clímax de las conmemoraciones anuales que Barquisimeto alaba en su honor.

En Barquisimeto igualmente vale la pena visitar ciertas plazas, donde es posible que tenga la dicha de escuchar bandas locales de música. Este dinamismo habitual, junto con el popular genio musical de los barquisimetanos le ha valido a la gran ciudad el nombre de Capital Musical de Venezuela.

Catedral de Barquisimeto. Barquisimeto posee una atrayente catedral con una arquitectura colonial junto con diversas obras moderna. Fue diseñada por el arquitecto John Bergcamp.

Otra de las atracciones más populares de esta ciudad venezolana es el Obelisco, que sin duda es el emblema de la ciudad. Cuenta con una altura de 75 metros y es posible divisarla desde todos los rincones de la ciudad.

Una visita obligada, si está de vacaciones en el estado Lara, es al mercado artesanal de Tintorero. Allí se dan cita cantidad de artesanos de la zona. Alfareros, tejedoras, talladores y un sin número de creaciones artesanales se congregan para brindarle al turista el regalo ideal.

Dicen que el origen de Tintorero se puede buscar a finales del siglo XIX cuando Juan Evangelista Torrealba llegó a la zona de El Ermitaño con su esposa y al pie de ese cerro comienza a elaborar sus piezas, y se dedicó a preparar a sus hijos y a sus vecinos para el oficio. De esta forma fue como Sixto Sarmiento llegó a su taller, se convirtió en su ayudante y luego en uno de los nombres más destacados dentro de la historia del tejido de estas tierras. Con esto se dio inicio a la historia de trabajo de esta aldea artesanal que con los años aprendió a ser organizada y prospera.

Hamacas, chinchorros, manteles, cobijas y todo aquello que se pueda hacer bajo el auspicio del telar se encuentra en este mercado aunque no solo del tejido vive Tintorero, hay que recordar que Lara es famosa por la variedad artesanal que prolifera de las manos de sus habitantes. Así que en el mercado de este pueblo también se puede encontrar barro y madera trabajado de diferentes maneras: las vajillas y las cafeteras, un juego de tazas , pulseras, collares, llaveros e instrumentos musicales.

Para Comer Bien

No solo para comprar es maravilloso visitar el Mercado de Tintorero, también se pueden probar platos típicos de la gastronomía larense y otros tantos que allí se han inventado. Ovejo al horno, pabellón y chivo; también ofrecen un plato especial, lo llaman Primavera de Pollo y se trata de una pechuga que lleva jamón, queso y crema de maíz al que acompañan con arroz, ensalada y tajada.

Pero más allá de eso, Tintorero es una población donde la cultura es materia obligada, donde cada habitante tiene la responsabilidad de pasar el testigo de generación en generación, donde todos han enfocado el concepto de comercialización en base al trabajo colectivo, lo que les ha permitido ofertar más que artículos, pues la sonrisa amable son el mejor regalo para la persona que hace un alto en el camino para visitarlos.

Lara también cuenta con un zoológico, el Parque Bararida. En Carora, el Centro Histórico de Carora, los talleres de Luthería, el jardín de sábila, y los talleres de ceramistas. Quíbor, otra población a visitar, es el pueblo donde se encuentran unas artesanías de ensueño y uno de los mejores museos de Venezuela, el Francisco Tamayo, en el cual  se exhiben piezas arqueológicas de Venezuela.

Al salir de Carora, unos kilómetros más adelante  se encuentran los artesanos de Agua Viva, otro eje de creatividad, tradición y laboriosidad.

En fin, cada pueblo de Lara tiene un puñado de creaciones y bellezas naturales para mostrar a los visitantes.

Y si está por allá, el 28 de diciembre, esté atento si se consigue un loco o una locaina, fiesta popular donde se mezcla el baile, la música y la algarabía, los vestidos multicolores y los rostros ocultos tras el disfraz, el fervor religioso y la chanza ligera, para recordar con mofa la locura de un rey y su frustrado intento de truncar la vida del Niño Dios.    

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.