LaHora

#18denoviembre Día de la Chinita patrona del Zulia

El pueblo Zuliano le rinde homenaje a nuestra patrona todos los 18 de Noviembre .

Sin embargo cabe destacar que esta semana de flexibilización la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá en Maracaibo, del estado Zulia, se esta preparando con el fin de realizar la tradicional misa en honor a La Chinita, aunque esta vez de forma virtual, debido a la pandemia del COVID-19, informó el párroco, Nedward Andrade.

La misa solemne de la Patrona del estado Zulia contará con la presencia de solo de 160 feligreses bajo normas de bioseguridad.

«Nos hemos tenido que reajustar y hacer unas fiestas patronales inéditas que respondan precisamente a preservar el don que Dios nos dio de la vida», manifestó el párroco mediante una entrevista en Unión Radio.

Desde hace casi tres siglos, la fe del pueblo zuliano tiene en la Virgen de Chiquinquirá una luz, una guía, una madre. Cercana y milagrosa ven los hijos de esta tierra a la Chinita, a Ella acuden en momentos de alegría y tristeza.

Historia de la Virgen de Chiquinquirá

Noviembre es un mes especial para todos los zulianos. Cada 18, la Tierra del Sol Amada se paraliza para festejar, con infinita devoción y amor, a nuestra patrona; la Virgen Morena, María del Rosario de Chiquinquirá, nuestra Chinita.

La historia popular reza que la Chinita llegó a Maracaibo sobre las olas de nuestro inmenso lago. En el año 1709, una humilde lavandera de nombre María Cárdenas, encontró una pequeña tablita a sus orillas; la recogió y llevó a su casa, donde la utilizó como tapa de una tinaja de agua. Existe la creencia de que esta tablita pudo haber caído de algún barco que surcaba nuestras aguas.

El 18 de noviembre, cuando la mujer estaba colando café, se percató que en la tablita había una Virgen, por lo que la colocó colgada en la pared. Luego de un rato escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando. Se acercó para ver lo que sucedía y quedó asombrada ante el brillo que emanaba la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Tras la conmoción gritó ¡Milagro! ¡Milagro! Los vecinos acudieron a la casa de la señora y corroboraron la existencia de la sagrada imagen.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.