LaHora

7 síntomas de la abstinencia del café y cómo superarla

A algunas personas no les sienta bien el café, pero dejarlo no es fácil. Por un lado, se echa en falta el estímulo que proporciona. Por otra, al no tomar la dosis habitual aparecen síntomas molestos.

La cafeína es estimulante, pero algunas personas con sensibilidad a esta molécula pueden responder con molestias como irritabilidad, nerviosismo, palpitaciones o molestias de estómago. Por otra parte, una dosis excesiva de cafeína (más de 400 mg, unas cuatro tazas diarias) puede provocar dolor de cabeza, insomnio, nerviosismo e, incluso, temblores musculares.

Si no te sienta bien el café o te has acostumbrado a tomar demasiado, te conviene reducirlo o eliminarlo. Pero si lo haces de buenas a primeras tu cuerpo va a reaccionar con un síndrome de abstinencia.

¿Cómo actúa la cafeína en el cuerpo?

En el cerebro se encuentran los llamados receptores de la adenosina que contribuyen al bienestar y aseguran la relajación. La producción de dopamina y noradrenalina se reducen durante los periodos de calma y, en consecuencia, también los hace la frecuencia cardíaca y el cuerpo descansa.

El café nos ayuda a salir de esta calma. Al tomarnos un café por la mañana, la cafeína se deposita en los receptores de adenosina, los bloquea y evita la relajación. La cafeína te despierta y te agita. Pero el cuerpo reacciona produciendo más adenosina, para contrarrestar su efecto. Al reducir la dosis de cafeína, la cantidad de adenosina será alta y se producirán determinadas molestias.

Consecuencias físicas de la abstinencia de café

La duración de los efectos secundarios de la abstinencia del café varía de persona a persona. El cuerpo puede tardar desde unos pocos días hasta varias semanas en recuperar el equilibrio.

1. Dolor de cabeza

La cafeína tiene un efecto vasoconstrictor, lo que puede ayudar contra los dolores de cabeza. Si este efecto desaparece al dejar de tomar café, el riesgo de dolores de cabeza aumenta nuevamente.

2. Agotamiento y pérdida de energía

Cuando el efecto estimulante de la cafeína desaparece, el cuerpo primero tiene que acostumbrarse nuevamente a las reservas normales de energía. Sin embargo, al principio, la sensación de agotamiento y falta de energía son prácticamente inevitables.

3. Insomnio

Hasta que se restablezca el equilibrio de los neurotransmisores en el cuerpo, se pueden desarrollar insomnio y problemas para conciliar el sueño. En este punto será bueno poner en práctica una rutina antes de acostarse para desconectar y dormir mejor por la noche.

4. Letargo y somnolencia

De hecho, en lugar de insomnio, también se puede generar una especie de letargo, una forma de deterioro de la conciencia que se asocia con somnolencia y un aumento del umbral de irritación. Las personas letárgicas son apáticas y es difícil llamar su atención. El ejercicio y el deporte pueden ayudar a evitar la somnolencia.

5. Irritabilidad y falta de concentración

La cafeína promueve la concentración y ayuda a mantener un enfoque claro, por ejemplo, cuando se trabaja, se estudia o se conduce un automóvil. Sin el efecto de la cafeína, falta ese factor estimulante, por lo que la irritabilidad y la falta de concentración son más probables.

6. Problemas circulatorios

La razón de los problemas circulatorios con la abstinencia de café es similar a la de los dolores de cabeza: los vasos del cuerpo se ensanchan, de modo que la presión arterial puede bajar. Al levantarte rápidamente puede hacer que la sangre descienda rápidamente a las piernas, provocando mareos.

7. Estreñimiento

El café estimula la digestión, por lo que muchos bebedores de café tienen que ir al baño después de su primera taza del día. Si este efecto activador intestinal ya no está disponible, el estreñimiento puede ocurrir más fácilmente. Una dieta rica en fibra y mucha agua e infusiones ayudarán.

CÓMO SUPERAR LA ABSTINENCIA

Ten en cuenta los siguientes consejos para superar el síndrome de abstinencia:

Es mejor comenzar tu abstinencia un viernes, para que no tengas que atormentarte sin cafeína y posiblemente plagado de dolores de cabeza durante toda la semana.

Prepara la abstinencia total con una reducción progresiva de la dosis: si tomas 5 o 6 cafés, el jueves toma 3 y el viernes, 3. En cualquier caso evita la cafeína por la noche.

Si estás intentando deshabituarte de la cafeína, debes saber que hay medicamentos analgésicos y “antigripales” que se venden sin receta que la contienen. También se encuentra en el té, tanto en el negro como en el verde.

Si no quieres prescindir de tu amado ritual matutino, puedes sustituir el café por otra bebida caliente. ¿Qué tal una deliciosa infusión de menta, por ejemplo?

Prepárate para posibles antojos de comida, que también pueden ser un efecto secundario desagradable de la abstinencia de cafeína. Es buena idea abastecerte de una generosa cantidad de frutas y tentempiés sanos. Después de unos días, este deseo también tenderá a regularse.

(CuerpoMente.com)

Lahoraonline es una web de información divulgativa y los artículos no sustituyen las recomendaciones o el diagnóstico realizado por un profesional. Consulta con tu médico ante cualquier problema de salud.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.