LaHora

Compra de efectivo es la mayor distorsión económica venezolana

Afirman que la escasez siempre será la puerta de entrada para la especulación y las irregularidades

En medio de un conversatorio económico su ponente, Williams Caballero, aseveró que la “compra de efectivo es la mayor distorsión económica venezolana”.

Así como en el pasado – agregó – el mercado de hecho eliminó los billetes de 500 bolívares, al no ser aceptados en los comercios o por los prestadores de servicio, ahora esa misma mano invisible convirtió el propio efectivo en un producto que se comercializa y se vende abiertamente en la calle.

Señaló que la “aberración económica” de la compra-venta de bolívares en efectivo, ahora contaminó el circulante de divisas en el país.

“De la misma manera que los venezolanos tienen que comprar los bolívares en efectivo, ahora los comerciantes se ven en la obligación de comprar-canjear billetes de alta denominación en dólares por sencillo en esta moneda”.

Williams Caballero aseguró que los expendedores han tenido que recurrir a la compra de billetes de un dólar y de 5 dólares con el objeto de no perder clientes y ventas, debido a la escasez de billetes de baja denominación en el mercado.

Williams Caballero manifestó que la escasez siempre será la “puerta de entrada” para la especulación y las irregularidades en la comercialización de bienes y servicios.

Indicó que los “vendedores ambulantes de sencillo” compran a los transeúntes los billetes de 1, 5 y hasta 10 dólares y los pagan con bolívares en efectivo a un cambio muy por debajo de la tasa paralela y oficial, y posteriormente los venden a un precio superior.

“En ocasiones un comerciante tiene que entregar un billete de 20 para que le faciliten 15 dólares en sencillo, y así por cada transacción los comerciantes de efectivo ganan 5 dólares; un negocio redondo”.

Propuso retomar las iniciativas de equipos dispensadores en la calle que suministren dólares en efectivo, como un primer paso para la reorientación financiera del país.

Juzgó como un error la determinación de la compañía AKB Fintech, la cual decidió suspender la instalación en el país de cajeros automáticos que dispensarían dólares en efectivo a sus clientes.

Precisó que en medio de la digitalización de la economía venezolana y la aprobación de cuentas en divisas el Estado nacional pudiera facilitar que la banca privada facilite dólares por su red de cajeros automáticos.

“Estamos en una nueva etapa y debemos entenderlo como tal; debemos abrirnos a la dolarización formal y legal. Se debe dar el paso y cuanto antes mejor”, sentenció.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.