LaHora

Foro sobre Guyana y Venezuela con destacados conferencistas


ASDRÙBAL AGUIAR Y VICTOR CEDEÑO DESTACAN NECESARIA LA UNIDAD NACIONAL EN LA DEFENSA DEL TERRITORIO EN RECLAMACIÒN
JESÙS RINCÒN CONISIDERA POSITIVA LA PARTICIPACIÒN DE LA CIJ EN LA CONTROVERSIA TERRITORIAL DESDE EL LAUDO ARBITRAL DE 1899


ENEIDA VALERIO RODRIGUEZ

Hubo coincidencia de los conferencistas en el Foro; “Escenarios ante la Corte Internacional de Justicia. Caso Guyana vs. Venezuela” al considerar muy buena oportunidad, la decisión el pasado diciembre, de la Corte Internacional de Justicia de participar en el conflicto limítrofe entre Venezuela y Guyana que se remonta a 1899 con la decisión referida del Laudo Arbitral de Paris el 3 de octubre, rechazado por Venezuela, por considerar vicios inaceptables en el contenido del mismo.
Los conferencistas en el foro; Asdrúbal Aguiar y Víctor Rodríguez Cedeño, especialistas en Derecho Internacional Público, afirmaron reiteradamente la necesidad del apoyo nacional. Jesús Rincón, presidente de la Academia de Ciencias Jurídicas del Zulia, instancia promotora del evento, consideró valiosa esta determinación de la CIJ y señaló que la zona en reclamación tiene una superficie de 159.500 kilómetros. Corresponde tal superficie a igual extensión de los estados; Zulia, Táchira, Mérida, Trujillo, Lara, Falcón y Yaracuy.
Asdrúbal Aguiar, refirió cronológicamente el desacuerdo de Venezuela con Guyana desde el Laudo hasta llegar al llamado Acuerdo de Ginebra el 17 de febrero de 1966, y apeló a la necesidad de tomar conciencia del problema limítrofe entre ambos países. Guyana, avanzó en la zona en reclamación hasta 1999, luego que Venezuela, había logrado contenerla. Entregó bloques petroleros para sus respectivas explotaciones, localizados en áreas marinas y submarinas en reclamación. Las empresas receptoras; Statoil, Exxon y otras de China.
Defendió Aguiar, la posición del Canciller Irribaren Borges quien en 1982 en una intervención en el Congreso Nacional, señaló posible, la nulidad del Laudo Arbitral. Habría, de lograrlo, dijo el alto funcionario, que retrotraernos hasta antes de 1899. Es decir, al principio de la demarcación fronteriza terrestre, dada por la llamada Línea de Shomburgk en el cuestionado Laudo.
En su opinión, esta línea fronteriza es la consecuencia subsidiaria de la nulidad del Laudo de París.
El Ministro de Exterior, Irribaren Borges, entre sus planteamientos en el parlamento nacional, cita el artículo 4 del referido Laudo, que establece las posibilidades de no llegarse a soluciones satisfactorias para ambas partes, en la búsqueda de soluciones prácticas.
La CIJ tiene competencia sobre los dos aspectos arriba mencionados dijo Aguiar, Dr. en Derecho de la UCV y Roma. Aseguró, que Venezuela al rechazar el Laudo Arbitral, también admitió la posibilidad de que tal reclamo llegara a la CIJ y se ha dado esta posibilidad el pasado diciembre. Pensamos entonces, que puede resolverse este viejo problema en un buen nivel de consenso y unidad aupada por las Academias entre tantas organizaciones.
La realización de este evento fue respaldada por la Academia de Ciencia Económicas, Fundación Universitas, Instituto de Fronteras y Universidad Rafael Urdaneta, entre otras.
La participación de los 15 jueces de la CIJ en este asunto y de resultar favorable las decisiones a nuestros intereses, tiene carácter definitivo e inapelable.
El Dr. Víctor Rodríguez Cedeño, segundo forista, dijo coincidir con su compañero de estudios, Asdrúbal Aguiar. Ha sido Embajador ante la ONU luego de estudiar en Paris y en Suiza y es profesor de Derecho Internacional Público en la UCV. Llamó a la defensa a través de una sólida unidad nacional donde se identifiquen puntos de interés en función de nuestros intereses.
Se afianzó en la condición de carácter juzgado las decisiones de la CIJ y en tal sentido, si resultasen satisfactorias a Venezuela, será una oportunidad para poner término a tal situación de más de 100 años.
Por otra parte, consideró que Venezuela, puede buscar nuevas formas de soluciones con acuerdos consensuados con Guyana y esto lo afirmo, dijo,porque el Laudo Arbitral fue una componenda política entre Reino Unido y EE.UU donde se despojò a Venezuela de una parte importante de su territorio. Guyana siempre será nuestro vecino y no se mudará de allí,por eso, esta recomendación en mi entender es una importante herramienta en las negociaciones. Entonces, estas negociaciones son válidas y están afianzadas en aspectos y posiciones jurídicas.
Las negociaciones, señaló a manera de ejemplo, se ha visto en acuerdos limitrofes recientes entre Nicaragua y Costa Rica.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.