LaHora

Así se celebró en Detroit el Día de Miguel Cabrera

Miguel Cabrera fue honrado en el inicio de la serie contra los Reales el viernes. El slugger venezolano recibió varios obsequios durante la celebración de su jonrón 500 en Detroit, en la que estuvo acompañado por su familia y personalidades de los Tigres.

“Qué bonita noche para celebrar a uno de los más grandes peloteros en la historia del equipo”, señaló el cubano Al Ávila, gerente general de la organización bengalí, que abrió la ceremonia con un emotivo discurso.

El conjunto dirigido por A. J. Hinch se despiden este fin de semana de su afición con cuatro desafíos frente a Kansas City, antes de embarcarse en una gira por Minnesota y Chicago, que pondrá fin al calendario regular. Así que era una buena oportunidad para homenajear la carrera del maracayero.

En la pizarra del Comerica Park se proyectaron algunos de los cuadrangulares memorables de trayectoria, además de un video tributo de los habitantes de Detroit, en especial de las Escuelas Públicas de Detroit, la Liga Atlética de la Policía y el Hospital de Niños, que han recibido el apoyo de Cabrera, través de su fundación.

“Quiero regresar en el tiempo y contarle una pequeña historia sobre el viaje de Miguel a Detroit”, continuó Ávila. “En la primavera de 1998 (como director de scouteo de los Marlins de Miami) le dije a aquellos dos señores, que están por allá, Louie Eljaua y Miguel (Ángel) García, que salieran a buscarnos al mejor pelotero amateur disponible en el mercado internacional. En un par semanas regresaron y dijeron que habían encontrado a nuestro muchacho (…), así que viaje a Maracay, Venezuela, con cierto escepticismo para ver a Miguel y un año más tarde lo firmé por el bono más alto otorgado hasta la fecha (en un proceso del 2 de julio) en la historia del juego (1,8 millones de dólares). Poco después, en 2003, Miguel hizo su debut en MLB a los 21 años de edad y conectó un jonrón decisivo para los Marlins”.

Años más tarde, en las Reuniones de Invierno, el 4 de diciembre de 2007, con Ávila como parte de la oficina de Detroit, se concretó el cambio de Cabrera a Detroit.

“Una vez que los Marlis nos dieron los nombres de los peloteros que querían por Miggy (y Dontrelle Willis: Burke Badenhop, Eulogio de La Cruz, Cameron Maybin, Andrew Miller, Mike Rabelo y Dallas Trahern), supimos que íbamos a obtener a Miguel Cabrera en un canje (…) Así que Mr. I (Mike Ilitch, dueño del equipo) debe estar viendo desde el cielo, muy contento”.

Cabrera entregó el casco que usó cuando sacó el bambinazo 500, en el Rogers Centre de Toronto, a Josh Rawitch, presidente del Salón de la Fama, para luego recibir recuerdos, retratos y otros obsequios.

“Le debíamos a Miggy agradecerle por los 500 y la carrera final por los 3.000 (hits) y todo lo que viene con eso”, señaló Hinch.

Jim Leyland también participó en los prolegómenos del desafío y se refirió a lo que significó en su dilatada trayectoria como hombre de beisbol, dirigir al aragüeño entre 2008 y 2013. Lapso en el que Cabrera ganó tres títulos de bateo, dos premios al Jugador Más Valioso y la Triple Corona. Mientras que fue el único toletero de las Grandes Ligas que combinó .327 de promedio, 227 jonrones, 737 impulsadas y .995 de OPS durante esas campañas.

“Es un gran placer estar esta noche aquí para honrar al gran Miguel Cabrera, que durante toda su carrera ha jugado duro, lastimado, humilde, pero sobre todo feliz. A pesar de todas sus lesiones, sigue disfrutando del juego como un pelotero de Pequeñas Ligas, con la posibilidad de ser un Salón de la Fama”, destacó el ahora asistente especial a la gerencia de Detroit. “Felicitaciones por ser uno de los mejores peloteros de la historia. Gracias por entretener a los aficionados de los Tigres por tantos años y gracias por el privilegio de ser tu manager, en especial en 2012 cuando ganaste la joya del beisbol, la Triple Corona. En mis 58 años en la pelota profesional es la más grandiosa actuación individual que haya visto. Continúa siendo exitoso, amigo, y disfruta de esta velada en tu honor. Todos te amamos”.

Cabrera conectó un sencillo en el cuadro, durante el sexto inning, frente al dominicano Domingo Tapia, que propició la única anotación de Detroit, en la derrota 3-1 contra los Reales.

Fue el único indiscutible de Cabrera en cuatro turnos, pero elevó su total vitalicio a 2.980.

“Creo que es diferente”, apuntó el criollo cuando le preguntaron qué había aprendido durante su cruzada por el vuelacerca 500, que pudiera aplicar en su camino hacia la mítica marca de los 3.000 inatrapables, que ostentan apenas 32 peloteros en los anales de las Mayores. “Porque con un hit dentro del cuadro puedes lograrlo”.

Con información de 800noticias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.