LaHora

Alfredito Díaz: La esperanza


César Malavé

Se cumplen cuatro años de la clamorosa victoria de Alfredo Díaz sobre la incapacidad, la pretensión divisionista, la indolencia y el autoritarismo. Desde el primer día de gobierno se ha dedicado a palpar y resolver de muy cerca los ingentes problemas que agobian a la sociedad margariteña y cochense. Su egregia visión de líder consustanciado con las necesidades de su pueblo, le ha hecho comprender que sólo vinculando la comunidad al gobierno, a los efectos de que sea protagonista de su propio destino, se logra una mejor forma de vida. Con mujeres y hombres capaces, honestos y sin límites de tiempo para ejercer sus funciones, llega a cuatro años de duro batallar contra el centralismo, la mediocridad, el abuso del poder nacional, la sed de venganza de los frustrados, las limitaciones presupuestarias y el secuestro de competencias.

Por encima de las pequeñeces políticas, Alfredito ha demostrado que su liderazgo político no nació por generación espontánea, por imposición de un régulo imperioso, ni por resolución o decreto. Por el contrario, sus actuaciones han señalado que su forma de actuar frente a los problemas, que hasta ahora se le han presentado, se compadece perfectamente con ese luchador social que desde muy joven insertó su individualidad en una colectividad organizada para proponer los cambios que la sociedad y las instituciones reclaman.

La estrechez de los recursos que recibe la gobernación del estado, la política entorpecedora de frustrados de oficio y el centralismo exacerbado del gobierno de Maduro, impide la realización de grandes obras de infraestructura que el estado insular requiere. No obstante, con recursos propios, producto del ingenio y la creatividad del primer mandatario insular, se ha desarrollado una política de acercamiento a las comunidades que redundan en bienestar colectivo. En este sentido se han ejecutado programas de salud (móvil salud y AMI), becas estímulos a nuestros estudiantes, asistencia a los pescadores, atención al adulto mayor, dignificación del magisterio, masificación del deporte y rescate permanente de los espacios culturales, entre otras tareas, que forman parte de una visión estratégica de largo alcance, con visión de futuro y sobre la idea del logro de un desarrollo integral en concordancia con nuestra geohistoria y recursos naturales

Su voluntad para el trabajo fecundo y creador, su vinculación con los padeceres de los neoespartanos, su indoblegable ideario: democrático, humanista y progresista, comprometido con las clases más necesitadas; es su mejor certificado para afirmar que con Alfredito, en la gobernación, la Esparta Nueva culminará un etapa e iniciará otra, que consolidará su definitivo desarrollo, extirpando los ancestrales vicios. Desde Acción Democrática, la principista, la UNITARIA, ratificamos, que los hombres y mujeres progresistas de esta tierra de gracia, queremos y vamos a conducir el nuevo liderazgo que está abriendo caminos con Alfredo Díaz. Queremos y debemos conducir a Nueva Esparta, con las mejores capacidades, con probidad, idoneidad, ganas de trabajar. No más “paños calientes” en la planificación de desarrollo del estado, hay que darle concreción a un proyecto que rompa con la Nueva Esparta subsidiada y rentista, para dar paso a la auto sostenible, sobre la base del desarrollo real, competitivo, integral e innovador, fundamentado en la “industria sin chimeneas” y las alianzas estratégicas. La UNIDAD y tu voto, con la tarjeta de la manito, marcarán la diferencia.
@cesarmalave53

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.