ne.danterivas@gmail.com

Esta semana nuestros niños y niñas, nuestros jóvenes, iniciaron con optimismo una nueva jornada escolar, un nuevo ciclo que nos brinda la oportunidad de plantearnos una tarea posible y muy positiva: crecer como personas, como profesionales, como sociedad y como país.

Los padres y nuestros insignes educadores, quienes este 15 de enero celebran su día -vaya para ellos todo mi reconocimiento y un abrazo sincero- debemos asumir esta tarea como un reto y una gran responsabilidad, como un propósito de vida, pues en nuestras manos está construir juntos un mejor futuro lleno de oportunidades y posibilidades para todos.

Debemos enseñarles con pasión, con alegría, con toda nuestra energía; mostrarles con hechos y palabras cuánto somos capaces de alcanzar si trabajamos con esfuerzo, constancia y motivación, si nos formamos, si nos establecemos metas reales y a corto plazo, si dejamos atrás las malas prácticas y hábitos que nos desvíen del camino correcto, de nuestros sueños.

Debemos sembrar en ellos la esperanza de lo posible, del positivismo, del éxito, de lo productivo. Inculcarles valores y principios, darles herramientas, transmitirles todos nuestros conocimientos para que sean capaces de desarrollar su talento, habilidades y potencialidades para hacer el bien y triunfar.

Tomemos como guía estos tres pilares: la sinergia, para acercarnos y asociarnos con aquellas personas que suman valor a nuestras vidas y proyectos; la reinvención, para adaptarnos con creatividad a las nuevas realidades y posibilidades; y el emprendimiento, para tomar la iniciativa de crear, transformar, avanzar, generar y obtener ganancias en el sentido más amplio de la palabra. Vamos juntos que podemos hacerlo. Un abrazo.

Dante Rivas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *