QUITO.- A once ascendió este lunes el número de personas fallecidas tras un alud de lodo que afectó a algunos barrios del oeste de la capital ecuatoriana, ciudad que fue azotada por un fuerte aguacero, con récord de precipitaciones, según han informado las autoridades.

El alcalde de Quito, Santiago Guarderas, informó en una rueda de prensa de que el fenómeno natural dejó once personas fallecidas, quince heridas, ocho estructuras (viviendas) colapsadas y destruida la cubierta de una cancha deportiva.

No obstante, moradores y algunos medios de información han advertido de que la cifra de muertos podría aumentar conforme avancen las tareas de remoción de escombros.

Unidades de bomberos, policías, de las asistencias sanitarias y de las Fuerzas Armadas, entre otras instituciones, participan en las tareas de rescate, remoción de escombros y atención a los ciudadanos afectados en la zona del alud.

Según el alcalde, la tempestad que cayó este lunes sobre Quito alcanzó un récord de precipitaciones, con 75 litros por metro cuadrado, cuando se esperaba apenas dos litros por metro cuadrado.

Este volumen, dijo el alcalde, supone una cifra récord en casi dos décadas, pues un volumen de lluvias similar sólo se había registrado en el año 2003.

El aluvión provocado por el temporal desbordó la capacidad de las infraestructuras de captación y embalse de las aguas lluvias que bajan desde el volcán Pichincha, que se erige al oeste de la ciudad, apuntó Guarderas.

La corriente arrasó con lo que encontraba a su paso y al llegar a la parte poblada, en el sector llamado La Comuna, chocó contra el cerramiento de una cancha deportiva, al momento en que varios ciudadanos practicaban deporte, relató el alcalde.

Además, el alud se dirigió por la ladera hasta el barrio La Gasca, donde incluso arrastró vehículos que se encontraban aparcados, según imágenes captadas por los vecinos al momento del fenómeno natural.

Entidades gubernamentales, estatales y de gobiernos locales han colaborado con ayuda solidaria para el Municipio de Quito, agregó Guarderas al precisar que cuadrillas con personal especializado se encuentran en el lugar para atender la emergencia.

El vicepresidente de Ecuador, Alfredo Borrero, acompañado de colaboradores, asistió a la sede del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) del Distrito Metropolitano de Quito, donde se desarrolló la rueda de prensa, para ofrecer la ayuda del Gobierno.

También Paola Pabón, prefecta de la provincia de Pichincha, cuya capital es Quito, aseguró que su entidad ha dispuesto el uso de maquinaria y personal para colaborar en la emergencia, y remarcó que otros municipios vecinos también se han sumado a la tarea.

El fuerte aguacero que cayó este lunes en la capital coincidió con una oleada de tempestades que han afectado a gran parte del país, especialmente a algunas provincias de la sierra andina y la zona costera.

Según informes del Servicio Integrado de Seguridad Ciudadana ECU-911, algunas zonas de las provincias andina de Cotopaxi y costera de Los Ríos han sufrido afectaciones por el desbordamiento de ríos.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.