El gobierno nacional pretende ocultar su incompetencia y abandono del sector salud, con la aplicación de arbitrarias e injustas detenciones de profesionales de la medicina, utilizando al Ministerio Público como factor de amedrentamiento y judicialización contra los médicos en ejercicio.
Lo expresó José Antonio Narváez, presidente del gremio médico en Nueva Esparta, haciendo primero referencia del caso del doctor Pedro Medina, a la razón director del hospital Luis Ortega, a quien pretendieron acusar de todas las fallas que presenta nuestro principal centro asistencial, cuando la verdad es que ahí no puede prestarse el óptimo servicio que merecen nuestros pacientes, por las carencias ya crónicas que sufre en cuanto a dotación de medicamentos, insumos, instrumental y equipos; al igual que falta de Médicos en diversas áreas de especialización, donde el déficit alcanza alarmantes niveles.
En segundo lugar, Narváez nombró el caso de su colega Rosina Errante Rangel, en Monagas, quien ha sido objeto de persecución y acción policial, bajo injusta y desproporcionada acusación de posesión de insumos médicos.
Añadió el dirigente gremial que la doctora Errante Rangel es conocida, así como su colega Medina, por sus destacadas y limpias trayectorias en la región insular y en el estado Sucre, donde han dejado huellas de profesionalismo y apego a la ética médica.
Calificó Narváez como lamentable que funcionarios del Ministerio Público, desconocedores del acto médico, vengan siendo utilizados por el gobierno para criminalizar a sus colegas, por lo cual el Colegio de Médicos de Nueva Esparta, deja constancia de respaldo y apoyo a sus agremiados ante tan irregular situación.
Solicitó además del Ejecutivo nacional, que la misma celeridad y diligencia con la que sus órganos acusadores y policiales actúan contra los médicos que han decidido quedarse en el país, la apliquen dotando de medicamentos e insumos a los hospitales, y dejen de perseguir a quienes día a día, con precariedad de recursos y salarios, deben lidiar no sólo con las carencias sino con la pandemia del Covid y sus variantes, que ha tenido a los médicos y al resto del personal de salud entre los grupos más vulnerables y con más alto índice de defunciones en Venezuela.

COMUNICADO DEL COLEGIO DE MÉDICOS DEL ESTADO NUEVA ESPARTA

Criminalización de la actividad de los médicos por el Gobierno Nacional

La Junta Directiva del Colegio de Médicos del Estado Nueva Esparta (CMENE) expresa ante la opinión pública, la política de criminalización de la actividad médica llevada a cabo por el gobierno nacional, mediante amedrentamiento, detención y judicialización del desempeño de los profesionales de la medicina, a través de funcionarios del Ministerio Público y órganos de seguridad.
Es el caso de los colegas doctores Pedro Medina, a la razón director del Hospital Central Dr. Luis Ortega, de Porlamar; y Rosina Errante Rangel, quien ejerciera como médico rural en nuestro estado y actualmente residente de posgrado del Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar, en Monagas; víctimas de persecución bajo oscuras acusaciones que han puesto en entredicho su profesionalismo.
El doctor Medina goza del aprecio y el reconocimiento colectivo en Nueva Esparta; en tanto que la colega Errante Rangel en su desempeño en la región insular, mostró un alto grado de responsabilidad, sin que conste en su registro deontológico de agremiada ninguna denuncia sobre deficiente praxis o cualquier otra anomalía en sus actividades.
Calificamos como lamentable que funcionarios del Ministerio Público, desconocedores del acto médico, vengan siendo utilizados por el gobierno para criminalizar a los colegas, por lo cual nuestra Institución deja constancia de respaldo y apoyo a sus agremiados ante tan irregular situación.
Solicitamos también del Ejecutivo nacional, que la misma celeridad y diligencia con la que sus órganos acusadores y policiales actúan contra los médicos que han decidido quedarse en el país, la apliquen dotando de medicamentos, insumos, instrumental y equipos a los hospitales, y dejen de perseguir a quienes día a día, con precariedad de recursos y salarios muy por debajo de estándares internacionales, deben lidiar no sólo con las carencias sino con la pandemia del Covid y sus variantes, que ha tenido al personal de salud entre los grupos más vulnerables y con más alto índice de defunciones en Venezuela.

Dr. José Antonio Narváez
Presidente del CMENE

La Asunción 09 de febrero de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *