Más de 2.000 civiles ucranianos murieron desde el comienzo la invasión lanzada por Rusia el pasado 24 de febrero, denunció este miércoles el Servicio Estatal de Emergencia de Ucrania (DSNS, por sus siglas en ucraniano).

«Durante los siete días de la guerra, Rusia destruyó cientos de infraestructuras de transporte, viviendas, hospitales y guarderías. En este tiempo, murieron más de 2.000 ucranianos, sin contar a nuestros defensores», señaló el DSNS en su página de Facebook.

En un comunicado, destaca que sus socorristas consiguieron salvar la vida de más de 150 personas, evacuar a otras 500 y sofocar más de 400 incendios provocados por los bombardeos rusos.

Según el DSNS, sus artificieros desactivaron hasta el momento un total de 416 artefactos explosivos.

En el cumplimiento de todas estas misiones, murieron 10 socorristas y otros 13 resultaron heridos.

Mientras, el Ministerio del Interior de Ucrania informó que hoy continúan los combates por Mariúpol, ciudad de casi medio millón de habitantes en el sureste del país, bañada por el mar de Azov y controlada por el Gobierno de Kiev.

«Las unidades de la Guardia Nacional de Ucrania junto con las Fuerzas Armadas de Ucrania mantienen la defensa de la ciudad», indicó Interior en un comunicado publicado en su cuenta de Facebook.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.