El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió este martes a Rusia y Ucrania una tregua de cuatro días en sus combates coincidiendo con la Pascua ortodoxa, es decir, del jueves al domingo próximos.

Esta tregua, coordinada con el Comité Internacional de la Cruz Roja, serviría para evacuar civiles y propiciar la entrada de ayuda humanitaria en las poblaciones «más castigadas» del este ucraniano, principalmente Mariupol, Jersón, Donetsk y Lugansk.

El secretario general añadió -en declaraciones efectuadas en la sede de la ONU, con la famosa escultura de la pistola anudada tras él- que lo que llamó «pausa humanitaria» está siendo comunicada en sus detalles a las partes, pero no dijo si ya recibió respuesta de los respectivos Gobiernos.

Sí dijo que el jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, comunicó esta propuesta al Consejo de Iglesias de Ucrania -donde se sientan católicos, ortodoxos, musulmanes y judíos- y recibió su apoyo, pero no hizo ninguna mención a sus contactos con Rusia.

Consideró que el recrudecimiento de la ofensiva rusa en el este ucraniano representa «la negación del mensaje de Pascua, que es la celebración de la nueva vida».

«Cientos de miles de vidas están en juego (…) Silencien las armas», imploró.

En este momento -recordó- 12 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en Ucrania, pero anticipó que esa cifra va a subir a 15,7 millones en breve, lo que representa el 40 % de la población que se quedó en el país pese a los combates.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *