Juan J. Prieto L.*

Anoche bailaste toda la noche. Hasta el cansancio. Toda la noche.
Tu cuerpo hecho arco iris hizo danzar mis pupilas, llenando mi rostro de sonrojo, mientras en duermevela marqué el paso de todas horas, toda la noche.
Y la música, ah, la música, cuanta música procurando atrapar tu pelo, llevando el ritmo en tus labios entreabiertos queriendo pronunciar no sé qué toda la noche.
Cuando leas estas líneas estaré dormido de nuevo, esperando el sueño para mirarte igual que ayer bailar y bailar y bailar con tu cuerpo tan frágil que me hace sonrojar, viendo tus ojos de gracia y ese no sé qué de tus labios queriéndome hablar hasta el cansancio toda la noche.
*Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.