Micro Análisis / Jesús Seguías

  1. Hace pocos días me atreví a expresar, de manera corta y precisa (y a riesgo de levantar una polvareda), un criterio sobre el futuro de Acción Democrática. Recibí muchos mensajes, en su mayoría favorables a lo que dije. Algunos dirigentes de AD me pidieron que denunciara todo lo que han hecho (y dejado de hacer) tanto Henry como Bernabé. Quieren ver cabezas rodando. Mal pensamiento.
  2. Pues bien, quiero ser más preciso en este momento, y comienzo por expresar por qué decidí inmiscuirme momentáneamente en los asuntos internos de AD luego de un largo periodo ausente de dinámicas partidistas. Sencillo: por que Venezuela (y en particular la oposición) necesita con urgencia dramática un partido político bien estructurado y capaz de reconstruir la esperanza de los venezolanos lo antes posible.
  3. Por muchas razones, Acción Democratica es uno de los partidos que tiene la mejor posibilidad de conformarse en corto plazo como una pieza clave para la construcción de una nueva mayoría y el retorno de la confianza de los venezolanos en la política. Por supuesto, en Venezuela hay espacio para nuevos partidos y también para que se transformen los viejos partidos. Y si AD no se atreve a asumir el reto del cambio, sin duda será desplazada.
  4. Por otro lado, mis cuestionamientos a Henry y Bernabé son estrictamente políticos. A ambos los aprecio y respeto como amigos y dirigentes importantes de AD. Nadie contará conmigo para campañas destructivas de caracter personal contra ningún dirigente político. Creo que todos nos equivocamos, que nadie comete errores adrede, y que todos tenemos el derecho a rectificar. Y justo con este comentario comienzo con la primara clave.
  5. CLAVE UNO. Evitar buscar a “los culpables” y hay que enterrar la insultadera inútil y el fariseísmo, de parte y parte. Y hay que evitarlo no porque no haya razones para cuestionar la conducta de la mayoría de los dirigentes sino por que es una acción totalmente inutil, no aporta nada sustancial al debate, y porque todos los adeístas tienen criticas y facturas contra todos. Nadie se salva. De hacerlo, con seguridad todo terminará en una operación “suma-cero” y postrados en un cementerio de suicidas. Y en AD hace falta todo el mundo.
  6. CLAVE DOS. Hay que enfocarse en las cosas sustanciales que hay que cambiar para que AD surja como un partido político del nuevo milenio y que rompa con la mala racha que marca a todos los partidos en Venezuela. Ese será su pasaporte a la grandeza histórica. Ello implica atreverse a abandonar las zonas de confort. Muchos de los paradigmas políticos ya no funcionan ni van a funcionar jamás. Hay que rescatar el respeto ciudadano a los partidos.
  7. CLAVE TRES. Primero lo Primero. Todo aquel que tenga aspiraciones (muy legítimas por lo demás) de ocupar algún cargo público debe saber que todas sus aspiraciones sólo serán posible a partir de un partido poderosamente organizado y en franco crecimiento. De lo contrario, sus aspiraciones serán inútiles e intrascendentes escarceos mesiánicos donde perderán su tiempo, su dinero y muchos afectos. Por tanto, el foco de toda AD en este momento debe ser su reconstrucción (sólo posible con trabajo en equipo) y no las aspiraciones personales de nadie (justo lo que sepultó a AD).
  8. CLAVE 4. Lo primero que hay que consolidar es el funcionamiento democrático interno en AD. El ventajismo institucional de algunos dirigentes debe dar paso a la mayor transparencia democrática en las elecciones internas para escoger tanto a las autoridades partidistas como a los funcionarios de elección popular.
  9. La legitimación democrática de todo el liderazgo es la clave que permitirá un crecimiento gigantesco de AD en corto plazo y darle capacidad de proponer (por primera vez en 30 años) a un candidato presidencial con amplias posibilidades de victoria en 2024. La democracia interna será el mayor atractivo para millares de líderes políticos dispersados por todo el país que andan en busca de un norte estratégico y de una organización que les represente.
  10. Es necesario que toda la dirigencia de AD se ponga de acuerdo al respecto. Si esta acción de cambios cuenta con el concurso de Henry y Bernabé, pues será grandioso y entonces todo fluirá con grandes éxitos inmediatos. Por cierto, sería muy útil posponer las elecciones internas programadas para junio.
  11. De no contar con el apoyo de Henry y Bernabé, entonces la dirigencia tendrá que tomar sus propias decisiones sin necesidad de agredir a nadie pero con coraje y claridad de criterios. Ellos no pueden fallarle al país, ni al partido, ni a sí mismos, ni a sus consecuentes familias.
  12. El vació politico que existe en Venezuela presenta la mejor oportunidad no sólo a AD sino a cualquier partido que se atreva a emprender el cambio. El primero que lo haga se llevará la gloria. Que cada quien decida. El tiempo es oro.

25 de abril de 2022

@JesusSeguias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.