Tras unos meses manteniéndose en un estratégico perfil bajo de cara a los medios, el nombre de Meghan Markle (40 años) ha vuelto a los titulares en las últimas horas. En marzo de 2021 se abrió una investigación interna en el palacio de Buckingham que ponía en entredicho la actitud de la esposa del príncipe Harry (37) con el personal de servicio. Después de tres meses de procedimiento, se esperaba el resultado final para junio del año pasado, pero de forma abrupta se anunció que habría que esperar 12 meses más para conocer el veredicto. Ese día ha llegado, pero ahora se ha aclarado que no se darán a conocer los datos obtenidos.

La investigación del palacio de Buckingham hacia la duquesa de Sussex por supuesto acoso e intimidación hacia el personal de la institución se cerró hace diez días. La pesquisa fue realizada por un bufete de abogados independiente tras ser calificada como “altamente sensible” hacia la Casa Real Británica.

Tras más de un año ocupados con el caso, Buckingham ha confirmado este jueves, 29 de junio de 2022, que la investigación interna que se llevó a cabo para esclarecer si Meghan “humilló” a personal de la Casa Real ha concluido, pero puntualiza que los hallazgos no se harán públicos.
(Lea también: Estampas presenta en esta edición: Miss y Mister Supranational 2022 y su aspiración a la coronación internacional)

En la investigación se examinó la respuesta que se dio desde palacio a las acusaciones de supuesto acoso a personal de la Familia Real contra la esposa de Harry de Inglaterra, alegaciones que ella siempre ha negado.

Una fuente oficial de palacio indicó que a raíz de la pesquisa interna se han “revisado” algunas de las políticas de palacio, pero estos cambios no se harán públicos en base a que aquellos que colaboraron en la investigación necesitaban tener “confidencialidad”.

La investigación ha resultado en la introducción de cambios en algunas “políticas y procedimientos” del departamento de recursos humanos del palacio que se darán a conocer a “todos los miembros del personal de palacio y todos los miembros de la familia real”, según precisó la fuente.

La investigación se centró en la manera en la que desde palacio se gestionaron las quejas de empleados que trabajaban con Meghan, en lugar de analizar detalles de las acusaciones.

“Debido a la confidencialidad de las discusiones (mantenidas) no hemos comunicado las recomendaciones en detalle. Las recomendaciones se han incorporado en las políticas y procedimientos, donde se ha considerado que es apropiado, y tanto las políticas y procedimientos han cambiado”, explicó la fuente.
De esta manera, “todos los miembros del personal de palacio y de la Familia Real tendrán constancia de cuáles son las políticas y procedimientos, las políticas y procedimientos revisados”, agregó.

Fuente: El Español

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.