César Malavé

Hombres como Cayetano García; precursor de las ciencias dentales en Margarita; y Emiliano Hernández Arias, empresario progresista (por cierto primo de la esposa de nuestro secretario general Óscar David Hernández) removieron la tierra de nuestra isla; desde Macanao hasta Juangriego; y alzaron la criatura en sus manos. Tomaron de Rómulo Gallegos su Santos Luzardo, y de Andrés Eloy Blanco su Juan Bimba.

Navegaron en botes de palanqueo y en precarias lanchas de fabricación doméstica. Durmieron en las improvisadas rancherías en piernas de las playas margariteñas.

Escucharon detalles sobre la vida de los pescadores, y mientras pastoreaban el sueño en el criollo chinchorro, bajo la luz de la lámpara de kerosene, en los fértiles conucos de Antolín, Las Huertas, el COPEY y el Guayabal en La Asunción, la conversación pasaba de pesca a cultivos de la tierra, y a la forma de hacerlos más productivos y rentables.

Con los pocos y remendados vehículos de la época, con cauchos cuyas tripas estaban multiplicadas de parches, recorrieron por los pocos caminos de tierra; y los muy reducidos de asfalto, algunas zonas urbanas.

Pero, lo lograron, teniendo como adversario la figura y fama del gigante demóstenes margariteño, quien para esa época militaba en las filas del medinismo; y era senador por este estado. Su fama, desde su discurso, con apenas 18 años, en el Panteón Nacional, la conocía hasta el más desprevenido de los margariteños.

Pero lo lograron. Sembraron cada ranchería y cada conuco de esperanzas; y la pesca se convirtió en un adoctrinamiento de hombres, mientras se cultivaba, con el abono de la esperanza, estrategias y perseverancia el futro de la isla y, en consecuencia de la patria.

Así nació Acción Democrática un 21 de julio de 1943, después que sus dirigentes pasaron por las horcas caudinas de una inquisición escrita, respondida de manera sincera pero discreta.

Hoy recordamos, a quienes dieron aliento inicial a este proyecto de organización política popular. Insulares brillantes, estudiosos, honestos, inteligentes, visionarios y pragmáticos. Y, el sábado 23 de julio, evocaremos la acción heroica de los margariteños Cayetano García Salazar, Emiliano Hernández Arias y Alberto García: Dos generación y un solo objetivo; La libertad y la justicia social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.