Pedro González Silva

Cuando hablamos de que un signo del zodíaco ejerce una acción sobre nosotros (como en este caso donde titulamos que Virgo nos limpia y nos sana), lo que queremos expresar es que las cualidades de cada franja zodiacal pueden influir en nuestro comportamiento, y si con nuestra fuerza de voluntad, sacamos provecho de las mejores características de ese signo, podemos lograr excelentes resultados para mejorar nuestras vidas.

Hemos podido titular, por ejemplo (para seguir con el ejemplo de Virgo), que este signo nos hace criticones, porque esa es una de sus cualidades, pero como tenemos libre albedrío, podemos tomar esta tendencia, o dejarla de lado.

Mejor tomar lo más beneficioso para nosotros de la energía de cada signo, y en el caso de Virgo, la depuración, purificación, la salud en general, son de sus más beneficiosas cualidades.

El tema viene al caso porque el lunes 22 de agosto se activa la energía esencial de este signo, con la entrada del Sol a esta zona cósmica, exactamente a las 11:17 de la noche (hora de Venezuela), es decir, de acuerdo a la hora universal, entra el 23 de agosto a las 03:17.

Por consiguiente, al activarse las cualidades esenciales de Virgo, el ambiente se hace propicio para que incorporemos en nuestro accionar diario, las características de este signo que más nos resuenen, y es de esperar que aprovechemos sus mejores cualidades.

Virgo rige las áreas de nuestro organismo encargadas de seleccionar los nutrientes y desechar lo que no es alimenticio; por tanto, si tomamos sus mejores cualidades tanto en lo físico, mental como espiritual, podemos vivir un interesante proceso de depuración y purificación que nos lleve a tener una mejor salud, de manera integral y natural.

El tiempo de Virgo es propicio para la limpieza, el orden, así como también para agudizar nuestros sentidos y prestar mayor atención a las cosas que nos rodean.

Veamos las características más resaltantes de Virgo y asociémoslas a las cualidades que requerimos para conectarnos con lo más positivo de ellas, para estar así en comunión con el cosmos y la naturaleza.

Cuando el Sol transita por Virgo se despiertan las cualidades esenciales de este signo, cuya palabra clave es “yo analizo”. Está regido por Mercurio, el planeta de los procesos mentales. Virgo es un signo cerebral, con una especial aptitud para la observación, para discriminar y seleccionar, que le da un temperamento científico y una capacidad para actividades que requieren de precisión.

Esta tendencia al análisis minucioso hace a los Virgo sumamente exigentes y críticos, por lo que buscan la perfección en todas las cosas que realizan. No son muy demostrativos en el plano afectivo, pero compensan esta faceta siendo muy serviciales. Y es ahí justamente donde está el propósito de vida de los nacidos en el signo de la virgen: tienen una acentuada vocación de servicio y una especial disposición para asistencia a los demás.

Se destacan en el campo de la administración pública o en el área de la salud y de las terapias alternativas, y aunque buscan el mundo espiritual, su actitud es de escepticismo, por lo que deben, como buen signo de tierra, comprobar en la práctica lo que se les dice en la teoría.

Virgo es un signo de entrega, finaliza el verano, una etapa de la vida mundana, por tanto a este signo le toca soltar, dejarse llevar por los cambios que nos traerá la próxima estación: el otoño, y es un tiempo propicio para recoger la cosecha.

Virgo aprende por sí mismo y acumula conocimiento por medio de la experiencia; su aprendizaje no se detiene cuando abandona la escuela o el colegio. La vida misma es su maestra y tiene inusuales poderes de observación que le permiten ver cosas que escapan a los demás.

Ilustración: Pedro González Rondón
http://galeriapetrograph.blogspot.com/

Consultas y cursos de Astrología: +58 4148206763

Instagram: @gea_instituto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *