En un comunicado, el Palacio de Buckingham ha informado el jueves que la monarca debe quedar bajo supervisión médica. Pese a todo, la reina Isabel se encuentra «cómoda» y sigue en el castillo de Balmoral, en Escocia.

El príncipe heredero, Carlos, junto con su esposa Camila y su hijo, el príncipe Guillermo, se han apresurado a acudir al palacio de Balmoral para estar con la monarca en estos momentos.

Liz Truss, primera ministra del Reino Unido, dijo que el país está «profundamente preocupado por las noticias que llegan de Buckingham Palace». «Mis pensamientos y los de la gente de todo el Reino Unido se encuentran con Su Majestad y su familia en estos momentos», dijo en Twitter.

Fuente: Deutsche Welle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *