El Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana volverán a explorar una vía de diálogo en México. Las delegaciones ultiman estos días los detalles para comenzar de nuevo una negociación bajo el auspicio de Noruega y el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, según han confirmado al diario español EL PAÍS fuentes conocedoras del proceso.

El propósito central de la ronda de conversaciones es preparar el terreno para las elecciones presidenciales previstas para 2024 y acordar unos comicios con garantías. Se trata del segundo acercamiento que se ensaya en México después de que el año pasado la mesa quedara interrumpida, tras la arbitraria detención por parte de Estados Unidos del diplomático Alex Saab.

El chavismo abandonó las reuniones para tratar de presionar a la Administración de Joe Biden, pero las misiones de negociadores ya habían definido una agenda de siete prioridades que incluían la búsqueda de “garantías electorales para todos y cronograma electoral para elecciones observables”.

Igual que entonces, las delegaciones estarán encabezadas por dos políticos veteranos: Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional, encabezará el bloque oficialista y Gerardo Blyde hablará en nombre de la oposición mayoritaria. El diplomático Dag Nylander, director del Centro noruego para la resolución de conflictos, será uno de los encargados de acompañar las conversaciones.

(Lea también: Rafael Dochao pone a disposición de Venezuela y Colombia la experiencia de la UE en el tema fronterizo)

A los preparativos discretos se ha sumado, además, este martes un pronunciamiento más oficial, recogido en la declaración conjunta firmada por el propio Maduro y el presidente de Colombia, Gustavo Petro, en su primer encuentro desde el restablecimiento de las relaciones entre Bogotá y Caracas.

El documento da casi por sentado que habrá una ronda de conversaciones al expresar “el mayor de los éxitos en la reanudación de la mesa de diálogo”, para la que también el Gobierno colombiano ofrece su apoyo. Y se espera, según las fuentes consultadas, que pese a no tener una participación directa el país neogranadino desempeñe un papel importante como garante de los posibles acuerdos.

Petro ya ha promovido el regreso del Gobierno venezolano al sistema interamericano de derechos humanos (la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte IDH) y Estados Unidos vio en el mandatario colombiano, que reabrió la frontera, un interlocutor válido para convencer a Maduro de la necesidad de una negociación con las fuerzas opositoras.

El camino diplomático que ha propiciado los contactos pasa precisamente por la Casa Blanca y el Departamento de Estado. El clima de flexibilización de las sanciones económicas tras casi cinco años de escalada, las nuevas y las concesiones a Chevron se enmarcan en ese contexto. Y la salida de la grave crisis social y política en la que está sumido el país caribeño es una de las prioridades de Estados Unidos en América Latina.

El primer paso de la nueva mesa será, como en otras ocasiones, un acuerdo básico sobre las reglas del juego de las negociaciones y después comenzará la fase de definición del calendario y los temas centrales. Sin embargo, todos los intentos fallidos para que el Gobierno y la oposición se pusieran de acuerdo, especialmente en materia electoral, anticipan un proceso muy delicado y complejo.

Fuente: El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *