Unas 700 embarcaciones de la flota pesquera pargo-mero están fondeadas en las costas neoespartanas por falta de combustible.

Gustavo Guerra, vocero de la Asociación de Pescadores de Altura, aseguró que de 300 litros mensuales asignados se redujo a 40.

“En el caso de mi embarcación para cargar 8 mil litros tendría que buscar 200 personas a 40 litros pagarle, $10 a cada uno, que es un montón de dinero que no va al Estado o a PDVSA, que no repercute en una inversión social en el país”.

Bachaquero de huellas del sistema Patria

Resaltó que la situación se ha prestado para el bachaquero de huellas en el sistema Patria y, entretanto, advierte que son muchas las naves que están varadas a orillas del mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *