Manuel Avila

El 1 de m arzo a eso de las 11 am recibió la Presidenta del IASBTIENE una denuncia que estaban saqueando la Biblioteca Pública “Justa Mata Gamboa” de Santa Ana del Norte. Salió una comisión a ver el evento in situ de lo que ataban haciendo en tierra de Petronila Mata y en efecto cuando arribamos al sitio a eso de las 11:30 encontramos un camión de barandas con la mitad de su plataforma cargado de libros que según su conductor iban a ser trasladados a la sede de PDVAL por instrucciones del Alcalde Emilio Velásquez.
Por supuesto que la Comisión que fue del IASBTIENE liderado por la Presidenta de la institución Mildred Véliz, por la Coordinadora General de las Bibliotecas del Estado, Licenciada Cledys Velásquez, por el administrador del IASBTIENE, licenciado Ramón Fermín, por Raúl Narváez, de procesos técnicos y por mi persona en condición de Cronista Oficial del Estado Nueva Esparta. Este equipo se plantó frente al camión y ordenó con toda la fuerza de ley que se estaban violando los derechos de la Gobernación de Nueva Esparta que es la propietaria de ese espacio patrimonial donde vivió el prócer Policarpo Mata y donde nació su hija la Heroína de Margarita Petronila Mata y un espacio con una carga histórica profunda porque en ese recinto se alojaron el Libertador Simón Bolívar que estuvo dos veces en Santa Ana del Norte y José Antonio Páez, Presidente de la República.
Se estaban violando los derechos patrimoniales de los margariteños al penetrar ilegalmente una casa propiedad del IASBTIENE donde funcionó la Biblioteca Pública “Justa Mata Gamboa” y donde están los libros pertenecientes a esa institución a la espera de una rehabilitación que hará la Gobernación de Nueva Esparta en alianza con la ONG “Turismo de Altura” en los próximos días. Y por supuesto que la más grave de las violaciones es el traslado de los miles de libros de la biblioteca a la sede de PDVAL por mandato de un Alcalde abusador que no entiende de leyes, ni de respeto a los bienes ajenos.
Al final se logró abortar la intentona vandálica con el carácter de la Presidenta del IASBTIENE que retó a los trabajadores de la Alcaldía de Gómez, entre ellos al Director de Operaciones a que llamara a su jefe para que diera la cara en nombre de la institución municipal. Eso nunca ocurrió y los funcionarios de la Alcaldía se vieron obligados a regresar los libros a su lugar de origen, pues es evidente que trasladar los ejemplares en un camión como se cargan los sacos del papa desde el mercado es una clara violación a los bienes patrimoniales del Estado.
La presencia de la Policía Estadal bajo el mando del Comisario Lista terminó de poner orden en el acto vandálico que repite el episodio en la BP “Justa Mata Gamboa” que en el Gobierno de Alfredo Díaz fue saqueada por una banda de inescrupulosos malandrines que se robaron los estantes, tanque de agua, tuberías y otros bienes de esta biblioteca de Santa Ana. Por supuesto que aquel acto vandálico inédito en la región no tuvo repercusión porque fue un ataque contra una biblioteca y no se le dio la relevancia del caso. Al poco tiempo el delincuente que cometió tal abuso contra la cultura insular fue atrapado en la frontera cerca del Táchira y debe estar pagando el crimen contra la cultura insular.
Pero cuando creíamos que lo peor había pasado para la BP “Justa Mata Gamboa” en el gobierno de Emilio Velásquez ocurrió otro ultraje contra la institución bibliotecaria y ahora por trabajadores de la Alcaldía de Gómez que intentaron violentar los bienes de esa importante biblioteca de la región. No sé que hubiese ocurrido se los notables de Santa Ana como Felipe Natera Wanderlinder, Esther Quijada de González, Santiago Amparán, Marcano Maza y el resto de los hombres y mujeres de este pueblo hubiesen estado vivos. Pocos elevaron su voz de protesta por el saqueo durante el gobierno de Alfredo Díaz y ahora tampoco se escuchó la voz de ese pueblo con tanta tradición histórica, pero la intervención oportuna de la Presidente del IASBTIENE, del Cronista Oficial de Nueva Esparta y del equipo de la institución bibliotecaria fue suficiente para frenar la actuación salvaje del burgomaestre que ni la cara dio para enfrentar la orden del enemigo de la cultura.
Con esa barrabasada entra el Alcalde Emilio Velásquez a la lista de enemigos de la cultura insular y asemeja a la obra ídolos Rotos cuando las fuerzas represoras desbordaron los límites al destruir las estatuas que representaban de la cultura venezolana. En Santa Ana un pueblo con tanta historia su población debe elevarse por encima de las violaciones y poca gente del pueblo hizo presencia a defender este bien del Estado y solo un concejal descalzo hizo su aparición para contribuir a devolver el orden a una institución que fue ultrajada sin pudor por parte del burgomaestre municipal.
A la BP “Justa Mata Gamboa” de Santa Ana se le cambiará el rostro cuando arranque el convenio IASBTIENE-Turismo de Altura que convertirá de nuevo esta importante biblioteca en un espacio para la investigación, para el trabajo formativo con ferias educativas y con una visión gastronómica que facilitará la formación de emprendedores en la región.
Una vez más triunfa la razón en estos espacios de Santa Ana del Norte donde se libraron grandes luchas por la libertad y la independencia de Venezuela y nuevamente vuelve la razón a prevalecer en esta tierra de grandes hombres y mujeres.
Sorprendió que un Alcalde a quién la Presidenta del IABSTIENE le propuso por vía de comunicaciones escritas trabajar a favor de rescatar la BP “Justa Mata Gamboa” y que siempre rechazó de plano cualquier actividad alegando que era un bien de la Gobernación de Nueva Esparta, ahora haya ordenado un asalto a un bien público que tiene dueño y que es parte del patrimonio histórico de Nueva Esparta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *