Pedro González Silva

Este jueves 20 de abril ocurrirá un eclipse de Sol en el signo de Aries, y como será total y a la vez anular, se le cataloga como híbrido, por cuanto cambiará su apariencia de anular a total, y de nuevo a anular, en puntos específicos de su trayectoria. Donde mejor se verá será en Australia, Nueva Zelanda e Indonesia, entre otros lugares.
Aunque no lo veamos, desde el punto de vista astrológico recibiremos sus efectos, que podrán desplegarse durante los próximos seis meses después del eclipse. El momento exacto en que ocurrirá el mismo, es el 20 de abril a las 12:17 de la medianoche, hora venezolana (04:17 hora universal).
Este eclipse de Sol tendrá la particularidad de darse en el último grado de Aries, y cuatro horas después, el astro rey entrará a Tauro, y al día siguiente, comenzará el movimiento retrógrado de Mercurio en este signo, por lo que el efecto transformador del eclipse estará acompañado de cambios energéticos que se dan al poco tiempo de haberse producido este fenómeno cósmico.
Este eclipse provocará efectos en nuestro mundo consciente, y por tanto nos conducirá a cambios en nuestros propósitos y metas durante los próximos seis meses, con la especial particularidad de que la zona cósmica activada es la de nuestro “Yo soy”, y nos conducirá a reevaluar nuestra propia valoración personal, nuestra identidad y rumbo en la vida.
Puede ser una buena oportunidad para conectarnos con nuestro potencial de éxito y deseos de crecimiento personal, pues la cercanía de Júpiter al eclipse, marcará una influencia positiva en este sentido.
El Sol encarna a nuestro “yo superior” que ilumina nuestra consciencia, ese “yo superior” que somos nosotros mismos y que cada cierto tiempo necesita reformular estrategias y dar una nueva dirección a la vida que llevamos.
El Sol es energía, pone en marcha las cosas; evidentemente, cuando sale el Sol se produce un despertar, todos los seres vivos son motivados a entrar en acción; el Sol es luz, hace que las cosas puedan ser vistas y conocidas como son en realidad.
El Sol representa la visión clara y objetiva de las cosas. Al momento del eclipse “muere” el Sol, para en breve lapso renacer en todo su esplendor, con nuevos bríos y renovada vida. Así ocurre también con nosotros, pues el astro rey es nuestra esencia interna.
Un eclipse de Sol nos ayuda a adentrarnos en lo más oscuro de nuestro ser para iluminarlo. Al respecto, un Maestro de Sabiduría de la Gran Fraternidad Universal, señalaba que “llamamos sombra (en la acepción que da a la palabra el psiquiatra C.G. Jung) a la suma de todas las facetas de la realidad que el individuo no reconoce o no quiere reconocer en sí y que, por consiguiente, descarta”.
“La sombra es el mayor enemigo del ser humano: la tiene y no sabe que la tiene, ni la conoce. La sombra hace que todos los propósitos y los afanes del ser humano le reporten, en última instancia, lo contrario de lo que él perseguía”.
“El ser humano proyecta en un mal anónimo que existe en el mundo, todas las manifestaciones que salen de su sombra, porque tiene miedo de encontrar en sí mismo la verdadera fuente de toda desgracia. Todo lo que el ser humano rechaza pasa a su sombra, que es la suma de todo lo que él no quiere”.
“Ahora bien, la negativa a afrontar y asumir una parte de la realidad no conduce al éxito deseado. Por el contrario, el ser humano tiene que ocuparse muy especialmente de los aspectos de la realidad que ha rechazado. Esto suele suceder a través de la proyección, ya que cuando uno rechaza en su interior un principio determinado, cada vez que lo encuentre en el mundo exterior desencadenará en él una reacción de angustia y repudio”.
“Proyección significa, pues, que con la mitad de todos los principios fabricamos un exterior, puesto que no los queremos en nuestro interior. El Yo es responsable de la separación del individuo de la suma de todo el Ser. El Yo determina un Tú que es considerado como lo externo. Ahora bien, si la sombra está formada por todos los principios que el Yo no ha querido asumir, resulta que la sombra y el exterior son idénticos”.
“Nosotros siempre sentimos nuestra sombra como un exterior, porque si la viéramos en nosotros ya no sería la sombra. Los principios rechazados que ahora aparentemente nos acometen desde el exterior los combatimos en el exterior con el mismo encono con que los habíamos combatido dentro de nosotros”.
“Nosotros insistimos en nuestro empeño de borrar del mundo los aspectos que valoramos negativamente. Ahora bien, dado que esto es imposible, este intento se convierte en una pugna constante que garantiza que nos ocupamos con especial intensidad de la pare de la realidad que rechazamos”.
“Esto significa que lo que más ocupa al ser humano es aquello que rechaza. Y de este modo se acerca al principio rechazado hasta llegar a vivirlo… El repudio de cualquier principio es la forma más segura de que el sujeto llegue a vivir este principio”.
“El que vive en este mundo y no reconoce que todo lo que ve y lo que siente es él mismo, cae en el engaño y el espejismo. Hay que reconocer que el espejismo resulta increíblemente vívido y real, pero no hay que olvidar esto: también el sueño nos parece auténtico y real, mientras dura. Hay que despertarse para descubrir que el sueño es sueño. Lo mismo cabe decir del gran sueño de nuestra existencia. Hay que despertarse para descubrir el espejismo”.
Un eclipse solar, si recibimos sus energías con verdadera conciencia, puede marcar una buena oportunidad para avanzar hacia ese despertar.
Y nos habla el Maestro de la Gran Fraternidad Universal sobre: ¿Qué simboliza un eclipse?
“La oportunidad para hacer un cambio; por lo tanto, señala un tiempo de cambio o crisis, cuya duración equivale al tiempo que separa a dos eclipses sucesivos. Ahora bien, como los eclipses son fácilmente predecibles, podemos conocer con anticipación la naturaleza de la crisis o el cambio; sólo tenemos que saber en qué zona de nuestro horóscopo se ubica el eclipse de nuestro interés. ¿Podríamos asociar la influencia cosmobiológica de un eclipse con un electroshock? Sí, porque nos sacude”.
CONSULTAS ASTROLÓGICAS.- La carta astral te ayuda a conocer tu potencial, aprovechar tus aspectos positivos y trascender los negativos para evolucionar. La posibilidad de éxito se incrementa cuando sabes cómo aprovechar tus fortalezas y trabajar tus debilidades. No andes a ciegas por la vida. Si deseas encargar tu carta astral elaborada por mí personalmente (la carta astral es para toda la vida), y tu revolución solar (proyecciones para un año), escribe a mi WhatsApp: +58 4148206763.
Ilustración: Pedro González Rondón
http://galeriapetrograph.blogspot.com/
Instagram: @gea_instituto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *