Este domingo 23 de abril ocurrió el acto de fe más grande para el pueblo de Pampatar, la bajada de la imagen del Santísimo Cristo del Buen Viaje. Desde el Santuario, restaurado gracias a una labor intergubernamental, el Padre José “Cheo” Colmenares, pampatarense de corazón, manifestó que esta devoción no es solo de Maneiro, porque donde uno de los hijos de esta tierra va, lleva una imagen del Cristo.

El santuario abrió sus puertas desde tempranas horas, luego de la peregrinación realizada en su honor para que la feligresía recibiera en oración, el inicio de las fiestas del Santísimo Cristo del Buen Viaje.

La primera dama Esmeralda Salcedo señaló que luego de Virgen del Valle, Patrona de Oriente, Cristo es lo más grande que tenemos y su bajada da inicio a las festividades de nuestro Patrono. “Pido con fe para Maneiro, Morel David Rodríguez y su equipo de trabajo, sabiduría, guía y compromiso social para que todos los que pasan vicisitudes tengan una mano amiga con nosotros”

El párroco rector del Santuario José Jesús Velásquez resaltó que “ha sido un acto donde la feligresía se ha desbordado para acompañar al viejo con su bendición y demuestra estar más cerca de su pueblo».

Los pampatarenses tradicionalmente honran a su patrono con la bajada de la imagen del Santísimo Cristo del Buen Viaje, cada tercer domingo de abril desde hace más de un siglo, este 2023 el pueblo de Pampatar rinde su devoción en un acto abierto sin restricciones para la fe del pueblo.

En la misa matutina, Velásquez estuvo acompañado por el padre de la diócesis de la Guaira (responsable del santuario entre 2007-2009) José Colmenares, quien presidió la eucaristía de la bajada realizada a las 10:00 am y agradeció el honor concedido por el párroco rector.

Manifestó convencido que se autodefine como: un pampatarense de corazón y promotor del Cristo, de quien aprendió esa gran devoción. Manifestó con humildad y respeto que es por ello, que el buen hijo siempre vuelve a casa. “Este un pueblo de fe, transmitidopor los mayores para acudir al Cristo siempre como nuestro guía y amparo, ante cualquier dificultad”.

Años de devoción

Morelys Acosta, es vecina de Las Casitas, tiene 40 años siendo devota del Cristo del Buen Viaje desde la plaza de Armas se reencontró con el Cristo dando gracias e invitó a propios y visitantes, a conocer a su patrono. “Para mí el viejo llegó a Pampatar un 3 de mayo, a quedarse con nosotros y a cambiar nuestras vidas para siempre”.

El cronista de Maneiro y devoto del Santísimo, Julio Marino Luna resaltó que en 75 años cada bajada es diferente, pero siempre es un espacio de reencuentro del pueblo pampatarense consigo mismo, pues “aquí conocidos y vecinos, nos abrazamos y rememoramos épocas pasadas”.

Con música y baile cerró la jornada, en una gran fiesta de celebración de la vida, la fe y la tradición pampatarense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *