El diputado de la Asamblea Nacional por el estado Nueva Esparta, Oscar Ronderos, denunció desde las afueras del hospital Luis Ortega de la ciudad de Porlamar el estado de “total abandono” en que hoy se encuentra este centro asistencial. Explicó que es grave la falta de insumos médicos, así como la alta deserción del personal médico y de enfermería.

“Todos los margariteños vienen a parar al hospital Luis Ortega, ricos y pobres. Nadie está exento de esto, si alguien se accidenta en cualquier parte de Margarita, puede terminar aquí. Y la realidad es que este hospital está en total estado de abandono”, reiteró el legislador a los medios de comunicación que lo abordaron en el lugar.

Muerte de neonatos
Entre las principales problemáticas del centro de salud, Ronderos enumeró que el tomógrafo no funciona, y alertó que se registran noticias de muerte de neonatos por falta de atención médica a las madres y a recién nacidos. “Las parturientas con preeclampsia no son atendidas debidamente”, dijo.

Cruzada para conseguir ayuda internacional
Tras sumarse a la iniciativa del gobernador de la entidad, Morel Rodríguez, de pedir el nombramiento de una autoridad única que resuelva esta crisis sanitaria, el representante de los neoespartanos ante el Parlamento Nacional se comprometió a desarrollar una cruzada por embajadas acreditadas en el país y organismos multilaterales a fin de pedir apoyo a los países amigos de Venezuela para sumar esfuerzos en pro de la regulación del citado centro médico público: “Debe ser una preocupación de todos los margariteños esta convocatoria a mejorar las condiciones del hospital”.

Médicos, víctimas de la crisis
Al ser consultado por la prensa regional y nacional sobre el tema de la falta de personal sanitario, el parlamentario manifestó que urge mejorar el salario de los médicos a quienes tildó como “una víctima más de esta situación”. Dijo que son parachoques de este sistema de salud dañado por las sanciones y dañado por las políticas erradas de este gobierno.

Asimismo, ahondó en el tema de las supuestas denuncias de un lote de medicinas vencidas en este centro hospitalario, y cuestionó que “es una situación que llora ante los ojos de Dios”. Apuntó que se trata de un hecho imperdonable que las medicinas se pierdan en un depósito del hospital mientras no se le suministran a la gente que las necesita.

Ronderos, antes de finalizar sus declaraciones a la prensa, enfatizó que esta situación es otro vivo ejemplo de las secuelas de las sanciones internacionales en el país. “Las sanciones no le hacen daño a (Nicolás) Maduro, las sanciones están matando de hambre a la gente, matando a los pacientes que tienen sus padecimientos”, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *