Pedro González Silva

Cuando se dibuja una cruz cósmica en el cielo, es señal de que “algo grande” está por pasar, algo que puede significar un hito histórico, un antes y un después, un cambio de rumbo, un evento que deja huella. Y cuando esa cruz cósmica se produce en los signos fijos del zodíaco, su poder y trascendencia, incluso, su sentido espiritual y místico, es aún mayor. Una cruz cósmica se forma cuando cuatro o más planetas ocupan los signos que pertenecen a los mismos dinamismos (inicio, centro o final de cada estación del año). Los cardinales están al principio de cada estación, los fijos en el centro, y los mutables al final. En este caso, desde el pasado sábado 20 de mayo, y por unos días, se forma una cruz cósmica en los signos fijos, que son: Tauro, Leo, Escorpio y Acuario. Estos son los signos de mayor fuerza y determinación, y que tienen que ver con grandes temas espirituales, iniciáticos y trascendentes. Tal es la fuerza mística que envuelve a estos signos, que los mismos son tomados como símbolos de los 4 evangelistas de la Biblia, y conforman la cruz hermética que llevan en su pecho los grandes Maestros de sabiduría universal. Cada uno de estos signos se asocia a una palabra mística: Querer (Tauro), Osar (Leo), Callar (Escorpio) y Saber (Acuario) que encierran los misterios de la alquimia y la magia; y aparecen como símbolos en algunos arcanos mayores del Tarot. La entrada de Marte a Leo el 20 de mayo, ha completado las cuatro puntas de la cruz cósmica fija, que también integran Júpiter, que recientemente llegó a Tauro; y Plutón, el cual sigue desde hace unos meses, en el grado cero de Acuario. Estos tres planetas conforman una “T cuadrada”, que se convierte en cruz cósmica al agregarle la presencia del Nodo Lunar Sur a inicios del signo de Escorpio, mientras que su par, el Nodo Norte, está al lado de Júpiter a inicios de Tauro. Marte y Plutón en oposición, le dan a la cruz cósmica una carga explosiva; Plutón es la octava superior del belicoso Marte, y al unirse ambos, la energía se vuelve “volcánica”, transformadora, muy intensa. El efecto de Júpiter, por su parte, es expansivo, es como echarle gasolina a la candela. Los Nodos Lunares, a su vez, nos recuerdan que no hay nada casual, que todo tiene una causa, y esa causa debemos conocerla, asumirla y que nos sirva de aprendizaje para avanzar en una misión de vida, algo que nos lleve a evolucionar, a crecer. CONSULTAS ASTROLÓGICAS.- La carta astral te ayuda a conocer tu potencial, aprovechar tus aspectos positivos y trascender los negativos para evolucionar. La posibilidad de éxito se incrementa cuando sabes cómo aprovechar tus fortalezas y trabajar tus debilidades. No andes a ciegas por la vida. Si deseas encargar tu carta astral elaborada por mí personalmente (la carta astral es para toda la vida), y tu revolución solar (proyecciones para un año), escribe a mi WhatsApp: +58 4148206763. Instagram: @gea_instituto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *