Pedro González Silva

El 21 de junio a las 10:57 de la mañana, hora de Venezuela (14:57 hora universal), entra el Sol al signo de Cáncer, y comienza un ciclo en donde el elemento agua prevalece en nuestra conducta, pues se activa la energía esencial de un signo de este elemento, como es el cangrejo.

Sin embargo, estará muy presente el elemento fuego, pues la Luna (emociones), que rige a Cáncer, estará en el área del león, junto a Venus (sentimientos), y Marte (impulsos), de manera que el agua de Cáncer “hervirá”, y esto, en términos psicológicos, indica que la emotividad será expresada de forma abierta, efusiva…

Es decir, tenemos la combinación emocional, afectiva e impulsiva de la Luna, Venus y Marte en el fogoso y temperamental Leo, al momento de activarse la esencial del acuoso y sensible Cáncer.

El agua se asocia a caracteres emocionales, sensibles, sentimentales, susceptibles, psíquicos e intuitivos, y todas estas cualidades estarán activadas con mucha intensidad, con el agregado de la efusividad e impulsividad del fuego.

Los signos de agua son los más “kármicos”, esto significa que dan más propensión a la búsqueda interna, a vivir procesos de intensa transformación y evolución que lleve a los nacidos bajo estos signos, a superar cosas del pasado que puedan significar una “tranca” en su desarrollo personal.

El agua en el lenguaje esotérico representa el subconsciente, esa parte interna de nuestra consciencia responsable de hacer realidad todo aquello que pensamos, bueno o malo; lo que nuestra mente consciente envía al subconsciente, éste último lo materializa.

El subconsciente tiene un gran poder creativo, pero obedece a las instrucciones del mundo consciente; en este tiempo donde la energía del agua está tan marcada, el subconsciente adquiere gran potencia.

En un momento como éste, debemos estar alerta para no dejarnos arrastrar por las emociones y controlar nuestros pensamientos, para que estos sean productivos y positivos, y podamos utilizar esta gran fuerza que está en el ambiente a nuestro favor.

Justamente, la presencia del fuego, hará que todo aquello que está en nuestro subconsciente pueda ser exteriorizado con mayor facilidad, sin embargo, será importante canalizar de forma adecuada esas energías, y no actuar en forma reactiva, sino con mucha conciencia de lo que hacemos.

La entrada del Sol a Cáncer se asocia al solsticio de verano en la latitud norte, aunque también influye psicológicamente en el sur independientemente de que climáticamente sea invierno, porque las cualidades cancerianas se activan igual para todos.

Esta etapa se relaciona con San Juan Bautista, y resulta interesante el simbolismo de este momento, pues el bautismo se realiza vertiendo agua sobre la cabeza de aquel que es bautizado.

El bautismo representa el perdón del pecado original. Veamos entonces la significación más profunda de esto. Para los sabios de la antigüedad, el agua es el símbolo de la materia fundamental de la cual está hecho el universo, la sustancia primigenia de la que estamos hechos todos.

Esta sustancia universal se concentra en nuestro subconsciente (ámbito que gobierna la Luna, el astro que rige a Cáncer); allí reposa el origen de todo lo que va a ser creado. Cuando pensamos algo, esa energía va a ese mundo subterráneo. Entonces, a un nivel más elevado, el bautismo representa una limpieza que puede acabar con pensamientos erróneos que frenan nuestros deseos y nuestra evolución.

La Luna, regente de Cáncer, moviliza el agua, lo podemos ver en las mareas, como suben en Luna Llena y se retiran en Luna Nueva; de igual forma, la Luna mueve nuestra marea interna, pues estamos constituidos en un 75% de agua.

En Luna Llena tenemos nuestra marea interna al máximo, mal utilizada provoca agresividad, arrebatos emocionales y hasta actos de locura, pero cuando se sabe canalizar su energía a través del autocontrol y la meditación, podemos lograr un estado de iluminación.

Cáncer está representado por el cangrejo, animal que dentro de su fuerte caparazón esconde una suave y delicada piel. Así como el cangrejo camina de lado y hacia atrás, de igual forma los Cáncer suelen no ser frontales, van con mucha cautela en pos de su objetivo, rodeándolo y observándolo hasta que llegue el momento preciso de actuar.

Cáncer es un signo que da mucha tenacidad, y hace que los que están bajo su influjo, no descansen hasta tanto no hayan logrado la meta que se trazaron; tardan quizás en alcanzarla por esta razón de que avanzan sinuosamente, lo que les puede ocasionar que estén durante largo tiempo en busca de un determinado objetivo.

CONSULTAS ASTROLÓGICAS.- La carta astral te ayuda a conocer tu potencial, aprovechar tus aspectos positivos y trascender los negativos para evolucionar. La posibilidad de éxito se incrementa cuando sabes cómo aprovechar tus fortalezas y trabajar tus debilidades. No andes a ciegas por la vida.

Si deseas encargar tu carta astral elaborada por mí personalmente (la carta astral es para toda la vida), y tu revolución solar (proyecciones para un año), escribe a mi whatsapp: +58 4148206763 y te enviaré la información respectiva.

Ilustración: Pedro González Rondón
http://galeriapetrograph.com/
Instagram: @gea_instituto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *