La ONG ambientalista Provita llevó varios aportes de la sociedad civil venezolana a una serie de eventos previos a la cumbre de presidentes de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA). Este encuentro de presidentes marca un hito histórico en la articulación de los países amazónicos para revertir la crisis actual que atraviesa la región en términos ambientales y sociales, con apoyo de la comunidad internacional.

Durante el pasado mes de junio, la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN) de la Amazonía y la Fundación Amazonía Sustentable (FAS), junto a diversas organizaciones, promovieron una serie de diálogos en los países amazónicos a fin de crear una agenda conjunta y establecer prioridades comunes para la Pan Amazonía, con base en aportes de la sociedad civil, pueblos indígenas y comunidades locales.

El diálogo venezolano fue liderado por Provita y contó con ponencias de SDSN Amazonía, UICN Sur y MINEC, así como con panelistas de tres organizaciones de la sociedad civil: Afrodescendientes Aripao, Phynatura y Todos por el Futuro. El evento en línea contó con la participación de alrededor de 50 personas. Posterior al evento se recibieron aportes más detallados por parte de representantes de 11 organizaciones de pueblos indígenas, academia y centros de investigación, instituciones gubernamentales y ONG a través de un formulario en línea. Los aportes venezolanos compilados con esta iniciativa fueron llevados por Bibiana Sucre, directora ejecutiva de Provita, a dos encuentros oficiales en preparación a la Cumbre de Presidentes.

El primero de ellos fue la Reunión Técnico-Científica de la Amazonia, celebrada en Leticia, Colombia, entre los días 6 y 8 de julio del presente año. El evento acogió alrededor de 550 personas de ocho países amazónicos, incluyendo representantes de pueblos indígenas, sociedad civil, sector privado, académicos, representantes de los gobiernos locales, cooperación internacional, entre otros. Como resultado, se logró el documento “Propuestas para una Amazonía Sostenible”.

El segundo evento al que asistió Provita fueron los Diálogos Amazónicos, organizados por el gobierno de Brasil entre el 04 y el 07 de agosto en Belém do Pará, como mecanismo para involucrar y escuchar a diversos actores justo antes de la Cumbre de Presidentes. A este evento asistieron aproximadamente 27 mil personas y fue el espacio propicio para integrar los aportes de los distintos países en una carta liderada por SDSN Amazonía y FAS. Esta carta está siendo entregada a los ministros de los países amazónicos durante las actividades en Belém; hasta el momento ha sido bien recibida por los ministros de Perú, Ecuador, Colombia y Brasil. Tanto el documento resultante del encuentro de Leticia, como la carta preparada por los diálogos de SDSN Amazonía, incluyen varias de las prioridades identificadas en el evento de diálogo de Venezuela, especialmente:

• Fortalecimiento de la gobernanza participativa, creando una estructura formal dentro de la OTCA que permita la participación social efectiva de los pueblos indígenas, comunidades locales y la sociedad civil en general. • Completo reconocimiento de los territorios indígenas y avance en el proceso de titulación de sus tierras. • Protección a los defensores ambientales y comunidades, así como que todos los países amazónicos ratifiquen el acuerdo de Escazú. • Protección del 80% de la Amazonía para evitar el punto de no-retorno. • Acciones transfronterizas coordinadas para frenar las economías ilegales. • Fortalecimiento de la bioeconomía como alternativa sostenible para el bienestar de las comunidades y la conservación de la biodiversidad. Sucre comentó que “uno de los resultados más significativos de los diálogos previos en Belém fue que tanto la Ministra de Ambiente de Colombia como la Ministra de Pueblos Indígenas de Brasil reconocieron la necesidad de lograr la protección de 80% de la Amazonía para 2025”, haciendo referencia a la iniciativa Amazonía por la Vida, un ambicioso llamado global para evitar alcanzar el punto de no retorno en la región. Datos de la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (Raisg) demuestran que la protección de la Amazonía es urgente. Si las tendencias actuales de deforestación se mantienen inmutables, este bioma no llegará al 2025 tal como lo conocemos hoy en día. Uno de los principales hallazgos revela que la región amazónica atraviesa una grave crisis debido a las tasas de deforestación y degradación, que combinadas, alcanzan el 26% del territorio. Aún es posible proteger el 80% de la Amazonía para el 2025, pero además de medidas urgentes para salvaguardar áreas prioritarias también es necesario el completo reconocimiento del rol que cumplen los pueblos indígenas. Históricamente éstos territorios han jugado un papel fundamental para salvaguardar la región amazónica, debido a sus prácticas y conocimientos ancestrales. Expandir sus derechos y territorios es clave para mitigar la crisis climática y de biodiversidad. La mirada del mundo estará enfocada en las decisiones que se tomarán esta semana en la Cumbre Amazónica de Presidentes, pues serán determinantes para el futuro de la región y del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *