La princesa Diana de Gales fue una de las figuras más icónicas de la década de los 90. Su llegada a la Familia Real británica desembocó en una persecución que se saldaría con la muerte de Lady Di en un accidente de tráfico la noche del 31 de agosto de 1997. En el 26 aniversario de ese trágico y misterioso suceso, son muchas las incógnitas que, como el legado de Diana, se mantienen inalterables a pesar del paso de los años.

Pese al sinfín de conspiraciones que existen acerca del fallecimiento de la ‘princesa del pueblo’, uno de los que más apoyo ha recibido a lo largo del tiempo ha sido que más que un accidente se tratase de un asesinato orquestado por el príncipe Felipe, quien, con ayuda del servicio secreto británico, habría planeado minuciosamente el supuesto crimen. Sea como sea, la revista Semana ha recogido tres misterios sin resolver que convierten la leyenda de la princesa Diana en algo todavía más místico si cabe.

Embarazo, autopsia y Fiat
Diana no viaja sola en el vehículo del siniestro, sino que iba acompañada de su novio Dodi Al Fayed, quien también murió tras el choque en el interior del túnel del Alma, en París. Si bien es cierto que el forense del caso descartó a través de la autopsia que la difunta pudiese estar embarazada en el momento del accidente, varios medios y el propio hermano de Diana, Charles Spencer, aseguraron lo contrario.

Otro gran misterio, según recoge la citada revista, es por qué se trasladó el cuerpo de Lady Di a Londres pudiendo haber llevado a cabo la autopsia ‘in situ’. El padre de Dodi, quien apoya la teoría de que su hijo y la princesa fueron asesinados, pone en duda la credibilidad de la Casa Británica, a la que achaca que no dejasen que fuera un médico francés el que dictaminara la causa de la muerte.

Por último, la presencia de un supuesto Fiat Uno blanco en la escena del siniestro alimenta aun más la rumorología en torno a este caso. Algunos testigos hana firmado que se vieron «destellos de luz» a la salida del túnel cuando el vehículo de la princesa estaba entrando en él. Asimismo, aunque se encontraron restos de carrocería blanca en el Mercedes en el que viajaban Lady Di y Dodi, la policía francesa nunca encontró rastro alguno del automóvil de marca italiana que, supuestamente, habría desviado al otro para causar el accidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *