Habitantes de la urbanización Las Margaritas, en la avenida Terranova de Porlamar, protestaron con tobos y botellas plásticas vacías, por el desabastecimiento de agua desde hace más de dos meses en esa comunidad que alberga a más de 800 personas.

El problema se presenta especialmente en una de las dos torres de esta urbanización popular, donde el tanque no ha podido ser llenado durante los últimos ciclos de Hidrocaribe en el sector Genovés, por la falta de presión en las tuberías a causa de los botes de agua.

Con la consigna de «El agua no se vende, el agua se defiende», hicieron un recorrido por la comunidad y expresaron sus inquietudes.

«A lo largo de las calles San Rafael, Narváez y otras, hay tuberías rotas y nosotros estamos en una pendiente, de manera que el agua no llega con suficiente fuerza a nuestro tanque», dijo Elvira Pérez, habitante de la comunidad.

En este conjunto residencial muchos de los vecinos son adultos mayores y niños, también hay personas con enfermedades crónicas.

«Estoy a cargo de dos nietas y soy pensionada, no tengo dinero para estar pagando camiones cisternas continuamente, además tengo problemas con mi cervical y no puedo estar cargando agua. Necesitamos un pronto auxilio», expresó la vecina Gloria Molina.

«Somos muchas personas de la tercera edad, yo particularmente estoy muy enferma de las rodillas, no puedo cargar tobos, además vivo sola y no tengo ni una gota de agua en mi casa», dijo Norbelia Edtega, educadora jubilada.

Hacen un llamado a la hidrológica para que revise la conexión de estas residencias y realice las reparaciones pertinentes en el sistema de tuberías. También solicitan a la Gobernación y a la Alcaldía de Mariño la provisión con camiones cisternas mientras se soluciona el problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *