El deterioro de la calidad de vida debido a las calamidades que supone no contar con servicios públicos confiables, y la cuantiosa inversión que los sectores turísticos y comerciales deben hacer para garantizar de manera privada esos servicios, nos lleva a la conclusión de que no se puede desaprovechar ninguna propuesta que surja en torno a tal realidad, y por el contrario es preciso complementarla con todas las ideas de factibilidad posible.

El planteamiento corresponde a Fedecamaras Nueva Esparta, considerando que hasta ahora no hay un ofrecimiento formal y público para la recuperación de la infraestructura del servicio de agua, salvo la idea de activar la mancomunidad municipal que en efecto pudiera sumarse a algún plan que manejen los organismos responsables del mismo.

Jesús Irausquín, presidente de la central empresarial regional, dijo al respecto que preocupa que hasta ahora solo se conocen las acciones para enfrentar fallas sobrevenidas o algún trabajo de rutina, y es un hecho que cualquier avance social y económico pasa por la garantía de salud, derechos y condiciones de vida digna.

“De la propuesta de una mancomunidad destacamos que está sustentada en aspectos legales que de entrada le hacen factible, asimismo que surge en respuesta a un clamor de la ciudadanía y que además da espacio a la participación de todos los niveles de gobierno”, señaló el dirigente gremial luego de reunirse con el burgomaestre para conocer la viabilidad del plan.

A lo que se refiere Irausquín es que el artículo 170 de la Constitución y el 41 de la Ley del Poder Municipal permiten a los municipios no solo asociarse entre sí sino también mancomunarse con el gobierno regional y nacional, e Instituciones privadas nacionales e Internacionales para el logro de objetivos de interés público, entre ellos los servicios básicos.

Asimismo, al darle personalidad jurídica a las mancomunidades están adquieren autonomía financiera lo que pudiera significar el impulso de gestiones más directas que respondan a las necesidades de la región insular, enfatizó el presidente de Fedecámaras.

“En la medida que haya respuestas más eficientes los usuarios estarán más prestos a cumplir con su deber de pagar, pues en la actualidad el pago a la hidrológica deja una mínima contraprestación por el deficiente servicio que presta con ciclos de hasta 40 días”, destacó.

El empresario señala que la figura de mancomunidad ya ha funcionado en otros sectores y probablemente de manera informal esté funcionando entre algunas autoridades, pero es necesario ampliar el campo de acción para que el beneficio impacte a toda la región.

«La misma condición de isla del estado Nueva Esparta nos debe inspirar en el valor de la unión, pues somos una población concentrada en un solo espacio y apartada de un territorio nacional, y toda solución debe procurar unidad, transparencia, apertura”, dijo, e insistió en que el sector privado tiene toda la disposición para ser un elemento vinculante en proyectos de mejora ya que su sobrevivencia depende directamente de las posibilidades de desarrollo que tenga la región, y con ello garantizar empleo y condiciones de vida a una buena parte de la población neoespartana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *