Una mujer joven falleció esta mañana en Madrid tras caerle un árbol encima a causa de las fuertes ráfagas de viento y el conductor de un camión falleció en Francia cuando otro árbol se desplomó sobre su vehículo

La tormenta Ciarán, uno de los ciclones extratropicales más potentes de los últimos tiempos, está dejando fuertes lluvias y vientos huracanados en el Canal de la Mancha, España y Bélgica, con tres personas muertas, cortes eléctricos, caos en el transporte y cierre de escuelas.

AI denuncia detenciones políticas sistemáticas en Venezuela y pide libertad para 300 presos
Una mujer joven falleció esta mañana en Madrid tras caerle un árbol encima a causa de las fuertes ráfagas de viento y el conductor de un camión falleció en Francia cuando otro árbol se desplomó sobre su vehículo.

En la ciudad belga de Gante, en el noroeste del país, una persona perdió la vida y otra se rompió una pierna cuando un árbol les cayó encima mientras paseaban a mediodía por el céntrico Parque Citadel.

Son los peores efectos de una gigantesca tormenta que abarca desde Islandia hasta el sur de España, con riesgo de extenderse al centro de Europa, que se ha hecho muy profunda debido a una ciclogénesis explosiva, un fenómeno que se da cuando la intensificación de un sistema de bajas presiones se produce de forma extraordinariamente rápida.

Después de la tormenta Babet de hace unos días, Ciarán fue impulsada por una poderosa corriente en chorro que llegó desde el Atlántico y desató fuertes lluvias y vientos huracanados que el miércoles ya provocaron graves inundaciones en Irlanda del Norte y que este jueves se está cebando con el sur del Reino Unido, el noroeste de Francia, España y Bélgica.

Francia es uno de los países más golpeados por Ciarán, que tiene algunas ráfagas de huracán de categoría 3, y hay una persona muerta, cuatro heridas, 1.315 desplazadas, 1,2 millones de hogares sin electricidad y perturbaciones en el transporte.

Se prohibió circular en el departamento bretón de Finistère y se aconsejó renunciar a utilizar los vehículos en Côtes d’Armor en la costa de Bretaña y la Manche en la de Normandía, en alerta roja por viento.

Otros 24, todos en la fachada atlántica, se encuentran en alerta naranja por Ciarán. La pasada noche, en las costas de Bretaña, se registraron ráfagas de hasta 207 kilómetros por hora en la punta de Raz, en el departamento de Finisterre, o de 156 km/h en Brest, la principal ciudad de la región.

Comienza la evacuación de heridos y extranjeros desde Gaza hacia Egipto
Además, 1.315 personas tuvieron que ser desplazadas, especialmente de cámpings y de áreas de acogida, así como de varias viviendas de la ciudad de Brest (Bretaña, noroeste) debido a la caída de una grúa.

Los bomberos tuvieron que realizar cerca de 1.900 intervenciones en todo el país. Tres de los cuatro heridos son bomberos.

Dos aeropuertos en Bretaña, el de Brest y el de Quimper, están cerrados desde ayer y en otros del noroeste de Francia se tuvieron que desviar aviones a algunos más alejados.

Los camiones tienen prohibida la circulación en toda la región de Bretaña y cinco regiones del noroeste de Francia anularon durante la jornada del jueves todos sus trenes regionales (Bretaña, Normandía, Altos de Francia, Centro-Valle del Loira y País del Loira).

Se suprimió 10% de los trenes de alta velocidad (TGV) en Francia, con la cancelación del tráfico en ejes como París-Le Mans y París-Nantes.

Toda España está en alerta —salvo las Islas Canarias—, por lluvias, ráfagas de viento de hasta 110km/h y temporal marítimo, con mayor incidencia en Galicia, al noroeste, donde hay aviso rojo por olas de 9 metros.

Las violentas rachas de viento han causado la muerte de una joven en Madrid y heridas a otras tres personas, y los servicios de emergencia han tenido que atender miles de incidencias por todo el país.

Y es que el fenómeno más adverso para este jueves será el viento, que desde las últimas horas está dejando rachas muy fuertes en el norte y centro del país e incluso huracanadas en zonas de montaña y litorales.

Inglaterra tuvo que suspender servicios ferroviarios y en el condado de Cornualles hay 7.000 hogares sin luz debido a las lluvias torrenciales y los fuertes vientos.

Las autoridades pidieron a la población que eviten conducir en las áreas costeras del sur inglés y que traten de no desplazarse y trabajen desde casa.

Cientos de escuelas cerraron en la localidad de Southampton, en la isla de Wight, en el condado de Devon, así como en los de East Sussex y Dorset, todos en el sur de Inglaterra.

Hay asimismo alertas de riesgo de vida en Escocia, hacia donde se espera que los vientos lleguen este viernes.

Mientras, en Bélgica y Países Bajos se ha activado la alerta naranja en las zonas costeras y el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam cancelaron cientos de vuelos previstos para esta tarde, en tanto que el de Róterdam también ha cancelado algunos trayectos.

Además de la persona muerta en Bruselas, hubo otro herido grave tras precipitarse al canal fluvial de la capital junto con otras dos personas que están fuera de peligro.

Durante la jornada se registraron numerosos incidentes que precisaron de la intervención de los bomberos y servicios de protección civil, como tejados levantados por el viento o carreteras bloqueadas por árboles truncados.

A la espera de que Ciarán alcance Italia en las próximas horas, la ola de mal tiempo que afecta al norte del país obligó a varias localidades a decretar el cierre de los centros educativos y espacios públicos ante las fuertes lluvias y tormentas eléctricas previstas.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *