Solo existió una mujer en el mundo que logró aterrorizar a Will Smith como nunca antes en su vida, y no se trata de Jada Pinkett-Smith. En la más reciente entrega de su podcast “Class of ‘88″, el ganador de Óscar compartió detalles de lo que él describió como la experiencia más intimidante de su vida: su “única cita” con Sandra “Pepa” Denton, miembro del legendario dúo de hip-hop Salt-N-Pepa.

La conversación, publicada el pasado septiembre y presentada por Audible y Wondery, sirvió como espacio para que ambos artistas narraran no solo su breve encuentro sentimental sino también su ascenso al estrellato en la década de los 80.

Según el rapero, la cita ocurrió “a principios de 1988″, en un momento en que Smith estaba secretamente enamorado de Sandra durante mucho tiempo antes. “Siempre sentí algo por Sandy, pero ella siempre salía con alguien”, confesó la estrella de “Hombres de negro”. “Ahora estaba soltera. Los dos íbamos a estar en Los Ángeles al mismo tiempo, así que me lancé”. Y vaya que lo hizo en grande.

Consciente de que tenía una sola oportunidad para impresionar a la rapera, un Will Smith de 20 años no escatimó en recursos. “Esta chica era especial y quería impresionarla, así que alquilé un Mercedes descapotable blanco sólo porque necesitaba lucirme un poco”, mencionó antes de revelar su estilo romántico para conquistar. “Mi plan era entonces llevarla por Hollywood Hills, conducir por Mulholland y todo eso, ver la puesta de sol”.

“Sé exactamente lo que pasó”, dijo la rapera durante la divertida charla, dejando claro ella también recordaba su salida juntos, pero fue una acción de Smith la que la impresionó favorablemente y le resultó inolvidable: ofrecer una ayuda a una persona de la calle. “Estábamos fuera y vimos a una persona sin hogar y le diste 100 dólares”, rememoró.

Sin embargo, a pesar de haber conseguido la admiración de Sandra, Will admitió que internamente estaba consumido por el temor al rechazo. “Esa era mi preocupación cuando intentaba entrar al juego, pero en realidad no tenía nada”, admitió el intérprete de “Gettin’ Jiggy With It”. Sorprendentemente, sus inseguridades le jugaron una mala pasada.

Pese a su fama y su desenvoltura en el escenario, Smith reveló que carecía de la confianza que aparentaba. “Siempre fingí que tenía encanto. En realidad no tenía encanto”, explicó. “Siempre estaba en esto a tope, intentando dar el sabor más salvaje de tener encanto, pero puede que fuera lo más aterrorizado que había estado al intentar tener algo con Pepa. Y no creía que tuviera una oportunidad real”.

Aunque las chispas de su cita con Sandra Denton no fueran suficientes para entablar una relación duradera y no volvieran a salir, Smith recordó que él, su compañero DJ Jazzy Jeff y Salt-N-Pepa, agrupación musical de Denton, “siempre se llevaron muy bien”. Seis años después de la anécdota, conocería a Jada Pinkett-Smith, con quien se casaría en 1997.

Mirando atrás a esos años formativos, Smith también aprovechó el podcast para compartir anécdotas sobre sus encuentros con el magnate de la música Rick Rubin y las experiencias vividas en las giras.

“Class of ‘88″ es un espacio donde Smith vuelca recuerdos y reflexiones sobre los primeros días de su carrera y la evolución del rap, un género que tanto él como Salt-N-Pepa ayudaron a definir y popularizar. Con esta incursión en el podcasting, Smith continúa expandiendo su legado al ofrecer un vistazo íntimo a la época dorada del hip-hop y las experiencias que forjaron la carrera de sus influyentes artistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *