A las 10 de la noche de ayer, una hora antes de que iniciara el toque de queda en el Ecuador, una discoteca en una localidad de la Amazonía fue objeto de ataque por parte de sujetos que detonaron un explosivo que desencadenó un incendio que se extendió rápidamente por el centro de entretenimiento, afectando también a los comercios cercanos. La Policía calificó el hecho como un atentado terrorista y sus agentes buscan a los responsables.

El incendio sucedió en Dubai Disco-Bar, un local de diversión para adultos ubicado en la calle Cuenca entre 6 de Diciembre y 9 de Octubre, en un sector de El Coca conocido como Malecón Chiquito. La discoteca está a pocas cuadras de distancia de la Gobernación de Orellana.

El Coca es el nombre con el que se conoce al Puerto Francisco de Orellana. Con un poco más de 45.000 habitantes, esta es la segunda ciudad más poblada de la Amazonía ecuatoriana. Situada entre los ríos Napo, Coca y Payamino, El Coca tuvo un momento de auge económico a raíz de la explotación petrolera en la década de 1950. A pesar de ello es una pequeña urbe. La calle en donde sucedió el atentado contra la discoteca es parte de la zona comercial y turística.

Algunas personas que estaban en el sector realizaron transmisiones en vivo de lo sucedido y contaron que antes de la explosión se escucharon disparos.

Los Bomberos, la Policía y las Fuerzas Armadas acudieron al lugar y rescataron a las víctimas. En un mensaje para la prensa ecuatoriana, la Policía informó: “Fue activado el Código Plata para brindar seguridad a la casa de salud a la cual fueron trasladados los heridos, las unidades policiales se encuentran realizando las investigaciones a fin de dar con los responsables de este hecho terrorista”.

Según recogió Primicias, las llamas afectaron a una florería y a otros locales comerciales. Los dueños de estos negocios arribaron al lugar para salvar la mercadería. En medio del caos, las personas que estaban en el sitio ayudaban a quienes lo necesitaban.

La Policía de Ecuador ha publicado los resultados de varias operaciones a escala nacional. Según lo difundido por la entidad, durante la noche del 10 de enero y la madrugada del 11, se detuvo a 29 personas involucradas en actos terroristas, se decomisaron armas, explosivos, droga y automotores.

En un primer balance ofrecido la tarde del miércoles, las Fuerzas Armadas informaron que cinco terroristas fueron abatidos y se detuvo a otros 329 pertenecientes a tres bandas criminales que son blanco militar por disposición presidencial.

Desde el lunes, 8 de enero, Ecuador ha vivido jornadas ininterrumpidas de violencia que llevaron a que el gobierno decretara el conflicto armado interno y dispusiera acciones militares en contra de los grupos de delincuencia organizada del país, que han sido declarados como organizaciones terroristas. A cuatro días de iniciados los sucesos violentos, aún hay al menos 139 rehenes en cinco prisiones del país y hasta el momento no se ha actualizado el estado de los retenidos. En estos días, un total de nueve policías fueron secuestrados, de los cuales seis ya fueron rescatados.

“Les pido que tengan fe y confianza en sus Fuerzas Armadas y en su Policía Nacional”, dijo Jaime Vela, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y aseguró que buscan recuperar el control del país lo antes posible.

La mañana del 10 de enero, Noboa se pronunció sobre los últimos actos violentos suscitados en el país. El mandatario, que lleva menos de dos meses en el poder, aseguró que el gobierno está “combatiendo al narcoterrorismo” y señaló que no cederá ante los criminales a quienes tildó de “terroristas”.

Con información de Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *