Mirimarit Paradas

HOMENAJE A CHELÌAS VILLARROEL
Con la finalidad de homenajear a uno de nuestros más resaltantes baluartes de nuestra identidad neoespartana, especialmente en al ámbito musical. Se han venido realizando una serie de reuniones en los espacios de la biblioteca pública Manuel Montaner, Municipio Marcano de nuestro estado Nueva Esparta. José Elías Villarroel, a quien todos conocemos como Chelìas, Poeta, Intérprete y Compositor de Música Popular (16 de Febrero 1924-los Millanes, Municipio Adrián). Reuniones convocadas por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura y la Dirección de Cultura del Municipio Marcano, contándose con el apoyo de la Asociación de Escritores del Estado Nueva Esparta, el Teatro Simón Bolívar de Juan Griego, la Biblioteca Manuel Montaner y la Escuela Nacional de Poesía Juan Calzadilla.
Todos trabajando… para lograr la firma de un decreto municipal que avale todas las actividades desarrolladas en el marco del centenario de nuestro querido maestro. Además de la conformación de dos comisiones, la primera de ellas la institucional integrada por los escritores y artistas plásticos: Jesús Velásquez, Luis Gamero, Juan Silva y Eudi Borra. La segunda de medios a cargo de los Poetas Rodolfo Rodríguez, Luis Miguel Patiño, Mirimarit Paradas y Alcira Silva. Y es que este homenaje busca sumar voluntades, grupos, Organizaciones Culturales y entidades municipales para realizar por todo lo alto esta fastuosa Celebración al hombre, al maestro, al poeta y al músico que ha colocado muy en alto nuestra geografía Neoespartana.

Cuando sus padres, José Natividad Villarroel y Bruna Marcano emigraron. Le llevaron a los campos petroleros en Estado Zulia, lugar de donde regresan en 1930 y, al año siguiente, ingresa a la Escuela de su pueblo, donde cursa hasta Tercer Grado, distinguiéndose siempre por su atención y virtud de memorizar sus clases, como casi todos en la época en 1934, las limitaciones y estrecheces económicas de la familia no le permiten seguir estudiando, y su padre que era Marino, quería que su hijo también fuera marinero. Así, recorre las costas venezolanas, el Orinoco y en tres ocasiones viaja a la isla de trinidad.
En 1936, abandona la navegación, para aprender el arte del zapatero, en cual trabaja duramente, deja las metras, el trompo y los voladores y estudia por su propia cuenta. En 1938, escribe su primera poesía y en la navidad de ese mismo año en compañía de su madre demuestra que tiene cualidades para el canto. Con tan sólo tres años de preparación, se inicia en los velorios de cruz y no tarda en ser reconocido entre galeronistas famosos como alejo albornoz, justo pastor Rivas, Ezequiel bauza y otros.
Para el 16 de febrero, día de su cumpleaños, niños, adolescentes y jóvenes estarán rindiéndole homenaje con sus canciones, sus décimas y poesías, además de textos escritos especialmente para esta magna ocasión.
Y es que todas las diversiones de nuestro admirado maestro han sido galardonadas, siendo entre los diversos trofeos y diplomas el sol de oro en 1975 y 1979 como mejor cantante del año en la región. Además de innumerables reconocimientos y condecoraciones… y es que su basta capacidad de improvisación, su labor poética se enriqueció con la constante lectura de libros Históricos, Literarios, Científicos, Sagrados y Mitológicos. Todo esto unir a su nutrida labor cultural, preservando para la posteridad el punto margariteño y otros ritmos populares. Hasta la próxima… les dejo con la fuerza creativa de sus versos: “la novia del pescador/en una playa olvidada/con lágrimas fue llenando/una concha nacarada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *