Tras meses con una campaña en caída libre, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, abandonó la carrera por la nominación presidencial republicana, allanando todavía más el camino al expresidente de EE.UU. Donald Trump, quien parece un rival imbatible.

Con la retirada de DeSantis, la única que queda enfrentada a Trump en la contienda interna es la exembajadora ante la ONU Nikki Haley, cuya prueba de fuego, y quizás última oportunidad, será el próximo martes en las primarias clave de Nuevo Hampshire.

DeSantis, gobernador del llamado ‘estado del sol’ desde 2019 y miembro del ala ultraconservadora de los republicanos, lanzó su campaña presidencial en mayo del año pasado cuando las encuestas lo situaban como el único capaz de batir a Trump.

Sin embargo, tras una campaña errática y con muchas dificultades para distinguirse del radicalismo del magnate neoyorquino, sus posibilidades se fueron desinflando a marchas forzada hasta que hoy decidió tirar la toalla.

En la primera cita de las primarias, los caucus de Iowa del 15 de enero, Trump arrasó con el 51 % de los votos y DeSantis tuvo que contentarse con un segundo puesto (21 %), por delante de Haley (19 %).

Además, los pronósticos para el próximo duelo en Nuevo Hampshire eran mucho peores, con DeSantis muy rezagado en último lugar, por lo que el candidato se había rendido de hacer campaña en el estado.

De nada ha servido la «guerra cultural» que DeSantis enarbola en Florida contra la ideología ‘woke’ (progresismo) ni su oposición al cierre de negocios durante la pandemia de covid-19 ni su discurso antiinmigración, dado que Trump sigue siendo el líder ‘de facto’ del partido.

Días atrás, el gobernador criticó el liderazgo personalista de Trump, a quien hay que «besar el anillo» para recibir sus favores.

Hoy, De Santis le dio su respaldo público en las primarias. Con eso quiere evitar que vuelva a apoderarse del partido «la vieja guardia republicana» que, a su juicio, representa la candidatura moderada de Haley.

En un mitin en Rochester (Nuevo Hampshire) horas después de que se conociera la salida de DeSantis, Trump agradeció al gobernador por haber abandonado la carrera y dijo que espera trabajar junto a él. EFE

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *