Un juez en España considera que Rusia estaba dispuesta a apoyar «económica y militarmente» la independencia de la región española de Cataluña para «desestabilizar la Unión Europea», durante el movimiento independentista ilegal de 2017.

En un auto al que tuvo acceso EFE, el juez Joaquín Aguirre, del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, acuerda prorrogar la investigación sobre el expresidente del gobierno regional de Cataluña Carles Puigdemont, huido de la Justicia española, sobre supuestas conexiones de dirigentes independentistas con Rusia para lograr su apoyo.

El juez investiga en el conocido como caso Volhov a Puigdemont, que presidía en gobierno catalán cuando se produjo la declaración unilateral de independencia en 2017, y a miembros de su entorno.

La investigación se centra en sus «estrechas relaciones personales» con políticos de Rusia y de la extrema derecha alemana e italiana.

El auto alerta de «estrechas relaciones personales» entre algunos investigados y diplomáticos o personas vinculadas con los servicios secretos rusos o miembros «influyentes» de partidos de la extrema derecha alemana o italiana, «con intereses en establecer relaciones de influencia política y económica» con Cataluña si «se independizaba de forma unilateral de España».Según el juez, se ha acreditado que Gonzalo Boye, abogado de Puigdemont, intercambió mensajes con Josep Lluís Alay, jefe de la oficina del expresidente, que revelan «de manera inequívoca sus contactos con altos dirigentes del Kremlin».

Los mensajes señalaban que el expresidente catalán no debía criticar a los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, por el caso del disidente encarcelado Alekséi Navalny, y de Bielorrusia, Viktor Lukashenko.

En opinión del juez, Alay y Boye viajaron a Rusia para «entrevistarse con los más altos capos de la mafia rusa, tales como Zakhar Kalashov, Vasili Kristoforov, Koba Shermazashivili y, posiblemente, también con Evgeni Primakov, un político relevante en el Kremlin».

Los contactos en el Kremlin «debían ser de muy alto nivel» porque se «intuye» que saben que va a empezar la invasión de Ucrania por Rusia, añade.

El juez indica que en diciembre de 2023 recibió una carta anónima que apunta a un supuesto ofrecimiento de 500 millones de dólares para ayudar a la independencia de Cataluña a cambio de que ésta se convierta en el «paraíso de las criptomonedas».

Además, subraya que líderes independentistas estaban preparando un «banco central catalán» para garantizar la soberanía monetaria de una Cataluña independiente, de lo que se encargaba un equipo liderado por el actual presidente del gobierno catalán, Pere Aragonès.

El auto llega un día antes de que el Congreso de los Diputados, Cámara baja del Parlamento español, vote una proposición de ley para amnistiar a procesados por su relación con el proceso independentista,

Esta ley, presentada por el partido socialista PSOE, que gobierna en España en coalición con la formación de izquierda Sumar, necesita los votos de formaciones como Junts, el partido de Puigdemont, quien actualmente es eurodiputado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *