El relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el derecho a la alimentación, Michael Fakhri, aseguró este miércoles que en Venezuela persisten los problemas para acceder a los alimentos, especialmente los «grupos vulnerables» como privados de libertad, niños y mujeres.

«Gente de todo el país sigue teniendo problemas para acceder a alimentos buenos y sanos», dijo el experto en una rueda de prensa, al término de su visita al país -que comenzó el 31 de enero-, donde se reunió con diversas autoridades, organizaciones no gubernamentales y otras agrupaciones civiles.

En sus comentarios iniciales, explicó que la dolarización de facto que vive Venezuela, los bajos ingresos y la alta inflación «debilitan el poder adquisitivo» de las personas y aumenta los riesgos a sufrir inseguridad alimentaria.

Para enfrentar esta situación, prosiguió, algunos ciudadanos optan por «mecanismos negativos» como reducir el tamaño de las raciones de las comidas, saltarse alguna en el día o comprar alimentos sin valor nutricional.

«Me preocupan mucho los niños (…) conocí muchos testimonios de todo el país de que los niños están cada vez más expuestos a riesgos (como) separación familiar, trabajo infantil, explotación sexual, violencia física y abusos«, sostuvo.

Asimismo, remarcó que los niños menores de cinco años y las mujeres embarazadas o en período de lactancia «son los más afectados» por la desnutrición, aunque no precisó números.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *