Alfonso Rueda seguirá al frente de la Xunta cuatro años más. El Partido Popular ha conseguido revalidar su mayoría absoluta de manera clara en las elecciones autonómicas y, aunque retrocede ligeramente, retiene el poder en Galicia tras unos comicios clave para el partido, tanto a nivel gallego como nacional. Rueda ha disipado así este 18-F las dudas tras relevar a Alberto Núñez Feijóo en mayo de 2022 y mantiene la senda triunfal de su antecesor.

El presidente de la Xunta reafirma de este modo su liderazgo en las urnas, suma la quinta mayoría absoluta consecutiva del PP y encara un mandato con el que los conservadores encadenarán casi veinte años al frente del Ejecutivo gallego. El PP apuntala la próxima legislatura con 40 escaños -dos por encima de la mayoría absoluta-, por los 25 del BNG, 9 del PSOE y 1 de Democracia Ourensana (DO).

Coreado por los suyos al grito de «Presidente, presidente!», Rueda agradeció en su comparecencia tras la jornada electoral la «enorme confianza» de los gallegos y aseguró que será «el presidente de todos y todas» para construír «la Galicia del futuro». Haciendo referencia a su lema de campaña, indicó que «Galicia funcionará» y que «hoy ganó la Galicia que no va contra nadie y que no va a levantar ningún muro».

En un discurso cargado de referencias a la política nacional, el líder del PPdeG reivindicó que la comunidad gallega también «le ha enviado un mensaje a España», que a su juicio es que «no queremos chantajes ni privilegios de ningún tipo» y proclamó que «queremos igualdad y dignidad». Así, añadió que Galicia «ha tomado la decisión correcta para Galicia y para España».

El BNG sube, el PSOE cae
El BNG, por su parte, ha roto su techo y ampliado su ventaja sobre el PSOE como principal partido de la oposición, pero ha sido insuficiente para formar un gobierno alternativo, mientras que los socialistas continúan perdiendo fuelle y cosechan su peor resultado histórico. Democracia Ourensana accede al Parlamento gallego por primera vez con un representante, pero queda lejos de su objetivo de tener la llave de la gobernabilidad.

La líder nacionalista, Ana Pontón, valoró que «hay cambios que no son fáciles, pero eso no quiere decir que no se vayan a conseguir”, resaltando que el resultado del BNG fue “extraordinario”. Además, señaló que “hay que seguir ensanchando la base del BNG. Hemos demostrado que esta formación no tiene techo y yo me siento con más fuerza, energía y ganas que nunca”.

El candidato socialista, José Ramón Gómez Besteiro, asumió los «malos resultados» de su formación y afirmó que su «destino» está en Galicia. Besteiro reconoció que «nuestro principal cometido era el de hacer entender -a la ciudadanía- la importancia de estos comicios para el futuro de Galicia y no lo hemos conseguido”, además de proponerse el objetivo de “conseguir mejores resultados en el futuro”.

Resultados
La formación más votada ha vuelto a ser el Partido Popular con un 47,3% de las papeletas, lo que se traduce en 40 escaños, dos menos con respecto a los 42 de 2020. En segunda posición se mantiene el BNG, que alcanza su mejor resultado en unas elecciones autonómicas y pasa de 19 a 25 diputados con un apoyo del 31,5%. El PSOE sigue siendo la tercera fuerza en escaños y en número de sufragios con 9 asientos y un 14,04%, pero los socialistas se dejan cinco representantes y más de 46.000 votos con respecto a la anterior cita con las urnas. DO entra por primera vez en O Hórreo al lograr el 8,8% en Ourense y 1 diputado.

Sumar y Podemos se quedan sin representación tras su ruptura y tampoco la consigue Vox, siendo el Parlamento gallego el único que se le resiste. El partido de extrema derecha supera ligeramente el 2% de los votos, mientras que Sumar se sitúa en un 1,9% y los morados se ven superados por Pacma y solo consiguen un 0,26%. Queda pendiente el recuento de los 29.300 votos emitidos por los residentes en el extranjero, pero no se espera que varíe el resultado de manera significativa.

Los comicios del 18-F pasarán a la historia por la alta movilización de ciudadanía gallega al marcar un récord de participación con el 67,30%. El dato supera en casi tres puntos el más alto registrado en unas elecciones gallegas, el 64,4% registrado en el año 2009.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *