Manuel Avila

El temazo del agua es parte histórica de la tragedia que viven los margariteños y cochenses de toda la vida. Y data de 1955 cuando Cipriano Castro vino a Margarita y pasó por Los Robles anunciando la construcción del tanque de agua que le resolvería el problema del vital líquido a los pilarenses. Con ese tanque de agua más la pila que surtía de agua al pueblo y las tres alcantarillas la de Ñelo, la del Tamoco y la de la Plaza frente a Ernesto Guerra se resolvía el problema del agua en Los Robles. Lo mismo ocurría en los distintos pueblos de Margarita como en el Maco, Santa Ana, Tacarigua y el resto de las poblaciones de la isla.
Eso si cuando no llegaba el agua a los pueblos se armaba el gran peo y la voz de la gente llegaba hasta los gobernadores de Nueva Esparta para enviar los camiones a surtir los depósitos de agua de cada comunidad.
Después vinieron otros gritos de guerra para resolver la problemática del agua en la isla y ninguno ha cristalizado para acabar con el clamor de un pueblo sometido al peor castigo de toda su vida con los trágicos momentos que viven los neoespartanos cada día.
Nunca pudo el Gobierno Nacional solventar estos problemas capitales del agua y la luz en la isla que es una pesadilla eterna de los habitantes de Margarita y Coche. Con el paso de los años ha ido en aumento la problemática de una isla que intenta hacer turismo, pero las deficiencias de estos servicios básicos se han convertido en obstáculos insalvables para los gobernantes de la isla, pues evidente que los costos jamás podrán ser cubiertos por los presupuestos menguados de los gobiernos locales.
Durante el gobierno de Mata Figueroa, un general conectado con las altas esferas del poder se escucharon ecos de la mentira cuando expresó el general por los medios de comunicación que con la adquisición de un cable submarino coreano Nueva Esparta surtiría de electricidad a todo el Oriente del país. Eso solo fue parte de la mentira roja que engañó de nuevo a los habitantes de la región porque seguimos entrampados en la crisis energética y los apagones son parte esencial del atraso y el abandono.
Por eso sufrimos cada día las inclemencias de la luz y vivimos entre oscuranas y tinieblas lo que aleja el turismo de nuestra tierra y genera un malestar general en visitantes y residentes. Por ahora no hay inversiones para superar la crisis energética en la región y por eso la aprobación de la Ley de Zonas Económicas Especiales es un maquillaje que solo muestra destellos de luminosidad con la entrega de 30 vehículos a los militantes de la revolución y más nada. Pero de la inversión para resolver el temazo de la electricidad nada hay un proyecto aprobado por el Gobierno Nacional para resolverle de una vez la problemática de electricidad a la región.
Y en cuanto al agua es peor la situación porque la calamidad del vital líquido ha llegado a los extremos que la mayor parte de los margariteños pagan sumas importantes en dólares para poder tener acceso al vital líquido. Por eso los camiones cisternas hacen su agosto a costillas de un pueblo noble que ha estado marcado por la mala vibra de un gobierno nacional que no ha querido entender que Margarita y Coche son dos porciones de territorio generadoras de divisas con la belleza de sus playas y paisajes.
Si el turismo nacional es el principal generador de consumo en Margarita porque los turistas internacionales ya vienen con gastos pagados en paquetes encapsulados que nada le dejan al Estado sino la visión cosmética que tenemos turismo ruso, polaco o brasilero.Y es que los turistas nacionales no llegan a los grandes hoteles, sino a casas de familia y por eso sufren las vicisitudes del agua y la luz.
Lo cierto es que en estos tiempos cuando Hidrocaribe y su gerencia fracasada no le tiene respuesta a la comunidad insular sino que le responde con ciclos de agua que superan los 50 días y generan angustia y sufrimiento en la comunidad insular sin que s le busque una solución a una problemática de tanta gravedad. Y es que el Gobierno Nacional no se ha preocupado por paliar esta situación que mantiene en zozobra a una población que sufre cada día la calamidad del agua.
Esta crisis ha generado una sociedad enferma porque la angustia y la desesperanza convierten a Nueva Esparta en una tierra de gente sin condiciones de vida y que ve con estupor como los diputados que representan a la región ni un solo grito lanzan en representación de la región para intentar solventar esta crisis del agua que tanto daño histórico la ha causado a nuestra gente.
Entonces para qué se eligen diputados al parlamento nacional solo para cobrar sueldos millonarios y para conectarse con los grupos de poder para hacer dineros y relaciones que le permitan vivir como ricos. No han hecho el trabajo de representar a Nueva Esparta los diputados electos en los procesos electorales recientes y por esa razón deben ser cambiados en los comicios que vengan para elegir las nuevas autoridades parlamentarias.
El agua y la luz frenan el desarrollo de Nueva Esparta en el plano turístico y trancan el progreso de nuestro pueblo. Por so el nombramiento de un Super intendente de la ZEE es puro nombramiento burocrático de un señor Ataccan que cree que con la entrega de 30 carros a la flota del aeropuerto dio inició a desarrollo de la región y que ahora con el nombramiento de Alí Padrón como padrino de Nueva Esparta solo se busca conseguir votos para la revolución para las elecciones presidenciales. A los dos enviados del Gobierno Nacional que traigan en cartera la solución del agua y la luz porque los neoespartanos sufren esa calamidad por años y es el momento de exigir la solución a esa histórica problemática del agua y la luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *