Dr. Rafael A. Lunar Leandro
Cronista UDO-NE
raflunar@gmail.com

Una de las maneras de aproximarse a la historia local y de enfocar el estudio del devenir de los elementos intervinientes en la conformación de las comunidades, es la llamada historia de vida. Por medio de ella, se estudia a la persona humana, pues su concepción implica que es una técnica de investigación cualitativa que consiste básicamente en el análisis y transcripción que efectúa un investigador del relato que realiza una persona sobre los acontecimientos y vivencias más destacados de su propia vida (Martin:1995).

Sin embargo, más allá de esta consideración, este autor enfatiza que “la técnica de la historia de vida requiere, a su vez, de la verificación y concordancia de los hechos narrados, por medio de otros datos aportados por otros métodos de registro y con material proporcionado por otras personas que conocen al individuo y los lugares y acontecimientos descritos.”

Con base a ello y como señala Ferrarotti (2007), este enfoque aporta un argumento de fondo que legitima a los métodos cualitativos como estrategias privilegiadas para el estudio de lo social, y en forma particular uno de los argumentos centrales es que el ser humano no es un dato sino el resultado de un proceso, el cual actúa de manera creativa en su mundo cotidiano, es decir, lo social implica una historicidad, en su vinculación entre texto y contexto, en el que este último implica reconocer su sentido evocativo y re-creativo, elementos que implican la posibilidad de la autopercepción del individuo-sujeto de la historia de vida en su vinculación experiencial con el ambiente contextual.

Martin (1995) apunta además que la técnica de la historia de vida tiene un componente que la hace sumamente interesante dado que, fiel a la tradición hermenéutica, sitúa al investigador en una óptica excelente para, no sólo poder conocer el punto de vista del denominado informante, sino además, para poder comprenderlo; es decir, le permite ponerse en su lugar.

Razón por la cual Veras (2010) considera otorgarle más que un carácter de técnica y situar a la historia de vida en el contexto de un método, que a su vez considere necesario establecer la distinción entre la historia oral, historia de vida, testimonio personal, biografía y autobiografía.

Las historias de vida tienen, finalmente, la capacidad de expresar y formular lo
vivido de lo cotidiano de las estructuras sociales, formales e informales, de ahí su
aporte fundamental, y de manera particular, a la historia de las comunidades, donde las individualidades aportan a su totalidad una gran relevancia, y lo creemos así, vinculada a la historia como ciencia social.
La historia o el relato de vida, como lo concibe Martin (1995) se considera algo muy versátil, ya que pueden también ser utilizados como vehículos para obtener datos relevantes dentro de un proceso más integrador de recogida de los registros que conforman esos datos, como por ejemplo en el marco de un Análisis de la Realidad, o de análisis de determinados problemas y/o necesidades de diferentes grupos y colectivos sociales.

Tomando en consideración esta fundamentación categorial, se hace un acercamiento a la realidad contextual de un ser humano, en su ejercicio vital, en este caso como constructores de hechos que en su conjunto articulan el devenir de las comunidades sociales ampliando de esta manera su influencia en los procesos de desarrollo que van enriqueciendo el patrimonio histórico y cultural de esa determinada particularidad social, que a futuro le aportan identidad y huella dentro del camino de la historia pues su capacidad y facilidad de elaboración evoluciona con la marcha misma de las acciones que se proyectan desde y dentro de su contexto social.

Referencias.
Ferrarotti, F. Las Historias de Vida como Método (Convergencia. Revista de Ciencias Sociales, vol. 14, núm. 44, mayo-agosto, 2007, pp. 15-40 Universidad Autónoma del Estado de México. Toluca, México),

Martín, A. Fundamentación Teórica y Uso de las Historias y Relatos de Vida Como Técnicas de Investigación en Pedagogía Social. aula, 7, 1995, pp. 41-60 issn: 0214-23402, Facultad de Educación. Universidad de Salamanca © Ediciones Universidad de Salamanca, España).

Veras, E. 2010. Historia de Vida: ¿Un método para las ciencias sociales? Cinta moebio 39: 142-152 www.moebio.uchile.cl/39/veras.html

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *