Dr. Rafael Antonio Lunar Leandro
Cronista UDONE
raflunar@gmail.com

Al cumplirse 488 años de la fundación de la Puebla de La Mar hoy conocida como Porlamar, recordamos que el 25 de julio de 1817, en plena guerra de independencia, el jefe expedicionario español “pacificador” Pablo Morillo en su marcha por la costa sur de la Isla de La Margarita hacia Pampatar, luego de su llegada por Punta de Mangle es enfrentado en la entrada de Porlamar por una división bajo el mando del Teniente Coronel de caballería Luis Gómez, ese día de igual manera los pobladores de esta población le hacen frente a quien ataca y asedia a la ciudad marinera. En el desarrollo de las acciones ante la superioridad numérica de los invasores, los patriotas margariteños son reducidos a la defensa del fortín de Porlamar (en la puntilla donde actualmente se ubica el faro de esta ciudad) y es así donde precisamente se proyectan tres hechos históricos los cuales son elementos trascendentes, y que revisten características muy significativas para nuestra identidad: la consagración de San Nicolás de Bari como defensor y protector de Porlamar, las heridas de Luis Gómez y su posterior fallecimiento, y la destrucción de esta ciudad, reducida a escombros, por parte del jefe realista, cuyas tropas luego de haber arrasado esta población penetraron hasta el Valle del Espíritu Santo donde hubo algunas escaramuzas para luego ser evacuado, tal como lo refiere Yánez.
Con proyección a la puesta en valor de estas acciones tan significativas de nuestra historia y como enseñanza para las nuevas generaciones de neoespartanos, se ha de hacer resaltar que en esa acción los patriotas porlamarenses colocaron en la fortificación (existente para la época) de la puntilla la imagen del Santo Patrono con un fusil en sus manos y los soldados realistas disparaban y no se atrevían a acercarse, más aún se mantenían a distancia, esta situación perduró así hasta que un disparo desprendió uno de los brazos del santo y se le cayó el fusil lo que hizo que se acercaran y entraran a la fortaleza y se dieron cuenta que era la estatua de San Nicolás de Bari. En el ínterin de estos hechos los patriotas pudieron retirarse y evitar más bajas. Hoy a 207 años de ese hecho histórico ha de resaltarse el valor y la contribución de los habitantes del pueblo de la mar en favor de la independencia, la libertad de margarita y nuestra patria Venezuela.
He de resaltar que estos hechos reseñados en este articulo surgieron a raíz de una conversación sostenida a finales de diciembre de 2016 con el recordado y Querido Hermano Cronista de Porlamar Erwin Murguey (+) y cuyo tema giró en torno al papel de Porlamar en la guerra de independencia. Él me resaltó con gran interés, que era necesario darlos a conocer para que no se olvidaran y fueran estudiados y conocidos por las nuevas generaciones de porlamarenses. En su memoria dedico este esbozo histórico, con el honor de considerarme su hermano y amigo en el tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *