Con el objetivo de educar en base a modelos reales de desarrollo, el Colegio Guayamurí en la isla de Margarita trabaja en un programa de futuros empresarios en el que impulsan la creación de emprendimientos o ideas de negocio. Inician en el nivel de primaria y a partir de bachillerato podrían lograr capital semilla.

Con ese propósito se hizo el primer ensayo, en el que personas activas en diferentes áreas escucharon las más de 50 iniciativas de unos 100 estudiantes. Alejandra Chalbaud, directora de la institución educativa explicó que, si bien la intención es académica, estos pueden ser los primeros pasos para que surjan ideas posibles , y anunció una alianza con la Cámara de Comercio de Nueva Esparta, para que a partir de tercer año las propuestas con mayor factibilidad sean desarrolladas y puedan llegar a obtener apoyo financiero, para que se conviertan en empresas reales.

Por su parte, Alejandra Reyes, coordinadora de emprendimientos del referido Colegio, dijo que el programa es muy importante porque permite detectar los intereses de los jóvenes y en función de eso se les va guiando para que desde ya empiecen a organizar ideas de trabajos futuros.

“En esta ocasión tenemos 5 categorías que surgieron precisamente de las ideas de los aprendices. Tenemos propuestas en las áreas de ecología, tecnología, alimentos y salud, y en este particular nos llama la atención ver la preocupación de los jóvenes por la salud mental, por los problema de sueño, por la manera en que viven el.stress, la rutina, lo que nos dice la importancia que le están dando a la calidad de vida de las personas desde aspectos más humanos, incluso, porque en las propuestas referidas a alimentación están muy enfocados al bienestar, a la comida saludable, y en el área de comercio también sus ideas son propuestas de valor porque van más allá de vender un producto”.

En atención a las áreas de interés de los proyectos, entre los invitados especiales estuvieron Jesús Manuel Irausquín, Ana Isabel Castillo , Alicia Castillo, y Eleonora Mata, gerente general de la Cámara de Comercio, Puerto Libre y Producción de Nueva Esparta, quien calificó como trascendental este modelo educativo adaptado a la realidad país y tendencias del mundo, porque es una manera temprana y por tanto oportuna de ayudar a quienes se están formando, a descubrir sus habilidades, sus talentos, sus competencias.

“Me resulta bien importante que los niños y jóvenes tengan la inquietud de desarrollar su propia actividad comercial de negocio, y que además lo hagan con tanta soltura, compromiso, pasión. Necesitamos un país lleno de empresarios y la semilla debe sembrarse en estos espacios de educación”, afirmó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *